Noticias Itateñas

Vigilia Pascual inédita en Itatí

En la Basílica de Itatí se celebró solemnemente la Vigilia Pascual, a puertas cerradas, sin la participación comunitaria de feligreses, transmitida por distintos medios de comunicación. 
Como todas las celebraciones de estas últimas semanas, las de la Semana Santa también fueron inéditas, ya que debido a la pandemia por el Covid-19, el templo se encuentra cerrado desde el 16 de marzo y las misas se celebran sin la presencia de fieles. 
La Vigilia Pascual fue presidida por el rector del santuario, padre Porfirio Ramírez fdp y concelebrada por los sacerdotes de la comunidad religiosa orionita de la Basílica, Bernabé Ríos Marín fdp, Feliciano de los Mozos fdp, Edgardo Crotti fdp y Eduardo Pasteris fdp. 
La celebración inició con el ingreso del cirio pascual, tras lo cual se cantó el Pregón Pascual, luego prosiguió la Liturgia de la Palabra, la Bautismal con la bendición del agua, y la Liturgia Eucarística como de costumbre. 
Antes de concluir la celebración el padre Porfirio Ramírez, saludó a todos los que seguían la transmisión en directo, deseándoles una feliz Pascua de Resurrección, y entregó una vela, encendida desde el Cirio Pascual, a los responsables de los medios de comunicación que transmitieron las celebraciones litúrgicas durante la Semana Santa, posibilitando que miles de feligreses locales, peregrinos y devotos de María de Itatí puedan participar a la distancia. 
Saludo pascual 
“La Pascua es de Jesús, pero también es de cada uno de nosotros”. 
¡Aleluya! 
Queridos hermanos: como párroco y rector del Santuario, es un gusto poder decirles, ¡Feliz Pascua de Resurrección!, y con este deseo les hago llegar el saludo de mis hermanos de la comunidad religiosa que brinda su servicio pastoral aquí en la Casa de la Virgen. 
“¡Qué lindo poder estar celebrando que el Señor ha muerto y ha resucitado para darnos vida y vida en abundancia!”. A pesar de las contrariedades por las que hemos pasado y estamos pasando, quiero recordarles que “la Pascua es de Jesús, pero también es de cada uno de nosotros, que pasamos con Jesús por Él, con Él y en Él, de la muerte a la vida”. 
Este domingo, en medio de las realidades que atraviesa el mundo, no vacilemos en abrir el corazón al Señor. ¡Él es nuestra paz!, ¡Cristo es nuestra Luz!, y al resucitar, nos da la Vida Nueva, para que testimoniemos en nuestras familias, el trabajo, el barrio, en la comunidad parroquial. Abrámosle nuestro corazón a Cristo ¡No perdamos esta oportunidad! 
Al concluir estas celebraciones inusuales de Semana Santa y que quedarán guardadas en nuestras memorias y corazones, volvamos la mirada a Dios, fuente de la vida y de la gracia. A Él le imploramos, por intercesión de María Santísima, Madre de la Iglesia, bajo la advocación de “Nuestra Señora de Itatí”, Patrona de este Pueblo, nos regale ser realmente una Iglesia renovada, y dispuesta siempre a cumplir su voluntad. 
Por intercesión de nuestra Tiernísima Madre de Itatí, les envío la bendición de Dios, con mi afecto de padre, hermano y amigo. 
P. Porfirio Ramírez

Comentar con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.