Radio

UN SÍMBOLO NACIONAL: La historia del bastón de mando y por qué no debe tocar el piso

Asociado al ejercicio del poder en los diferentes períodos de la historia, el bastón de mando presidencial también ha sido una delicada pieza de arte confeccionada por los orfebres más destacados del país.

En la Argentina la historia de este símbolo es larga. Fue tomada de la tradición europea y en nuestro país se remonta al Acuerdo de 1808, realizado en el Cabildo Nacional. En aquel momento este objeto estuvo asociado al cargo de los Regidores, quienes mantenían la autoridad. 

Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

Luego de la Revolución de Mayo de 1810 dejó de utilizarse  por ser asociado a España. Recién cuatro años después, con la creación del Primer Poder Ejecutivo, regresó el bastón en una versión inspirada en el cetro europeo.

Sin embargo, Domingo Faustino Sarmiento fue el primer presidente que realizó, en 1864, la ceremonia protocolar con la banda junto al bastón como símbolo de poder.

Luego, el traspaso comenzó su recorrido como tradición en 1880, cuando Bartolomé Mitre le entregó a Justo José de Urquiza el llamado Bastón de mando de los gobernadores de la Unidad Nacional.

Desde ese momento se mantuvo la tradición entre los períodos democráticos.

La historia de la «macumba» al bastón de mando presidencial

A partir de 1983, con la asunción de Raúl Alfonsín, el bastón es diseñado y confeccionado por Juan Carlos Pallarols. La madera que utiliza es urunday, que proviene de Misiones y del Chaco.

El licenciado Miguel Ruffo, del Museo Histórico Nacional, explica que «el bastón tiene una flor con veinticuatro cardos, representando a cada una de las provincias y la capital federal, y tres pimpollos, que representan las Islas del Atlántico Sur. Posee además adornos de plata (en latín Argentum).»

En 2011, continúa Ruffo, «el orfebre le añadió un detalle: dos manos estrechándose como símbolo de unión, con madera de firme estructura que no necesita barniz para brillar. Dicha madera se utiliza en tranqueras y puentes para unir caminos, reafirmando el mensaje de crear lazos. Cabe destacar que en la ceremonia protocolar se obsequia en cada ocasión un bastón diferente, y no se traspasa el mismo de presidente a presidente.»

Por qué no debe tocar el piso el bastón presidencial

Pallarols explica que «no debe tocar el suelo porque es un símbolo de mando, no un bastón ortopédico. De hecho tiene una puntera de acero para que resbale si alguien lo apoya. El bastón es para quién conduce, para el guía de nuestro país».

#### Radio Sudamericana####

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *