Opinion Pastorales

Un brindis

Los Jesuitas somos raros… lo asumo. Cuando uno de los nuestros se muda al Cielo casi no los lloramos … y no porque no los sintamos sino porque en el fondo nos sentimos responsables de aquellos “hijos” que se quedan y hay que consolar… y también porque sentimos la coherencia con la esperanza que sembró en nosotros el Resucitado al que seguimos y tenemos por compañero…

Cuenta la tradición de nuestra Mínima Compañía que antiguamente cuando moría un jesuita de bien, se brindaba en la Comunidad con la mejor bebida en honor y con alegría por su fidelidad…

Una vez escuché de alguno de esos seguidores nuestros que creen saberlo todo de nosotros que se atrevió a decir: “a ustedes los entrenan para saber despedir o despedirse”. e internamente tuve ganas de decirle: “qué poco nos conocés”… Un jesuita que no tiene sentimientos, no sirve para la Compañía. En su vida busca ordenar sus afectos para ser fiel a la Misión, pero se compromete a fondo y se juega a pleno…

Algo de eso hoy vivímos y contemplamos en la figura del Padre Chuco a quien despedimos.

El 3 de diciembre de 1996 fui a recibirlo en la Terminal de Ómnibus de Corrientes sin conocerlo. Infructuosamente después de preguntar a todos los pasajeros que tenían pinta de jesuita si eran el Padre Ignacio Villar, apareció alguien que jamas pensé que sería Él. Conocí a un hombre de buen humor, charlatán y agradable, de esos con los que uno sabe que es imposible producir silencios molestos.

Los años pasaron y lo reencontré en Mendoza, ya sin su obra de Fe y Alegría, convocando gente por diversos medios al Apostolado de la Oración….

Y siguieron pasando los años y me tocó ir a Mendoza y conocer a sus amigos sembrados en su paso por esa tierra… y casi inmediatamente verlo en Posadas con el peso de la enfermedad que se lo llevó, trabajando con entusiasmo en su pastoral parroquial. Lo vi levantarse primero cuando alguien venía a pedir una Unción o un responso a las dos de la tarde y con cuarenta grados en medio del almuerzo con el fervor de un cura recién ordenado…

Hoy nos avisaron que Chuco entra al Cielo y nadie puede negar que lo hace con la sonrisa amplia , con su aspecto informal y su servicio apasionado que sabrá encontrar allá donde nadie necesite…alguien a quien servir y con quien sentarse a conversar.

Por eso se me ocurre respetar la antigua tradición de mis mayores y brindar por su vida fiel y apasionada e invitarte a hacer lo mismo conmigo, estés donde estés, junto a la oración celebrativa por un nuevo Compañero que hoy escuchará la sentencia gozosa de “Misión cumplida” pero seguirá trabajando con nosotros….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *