Noticias Itateñas

Reseña de la fundación de la Escuela Normal Dr. Pedro Bonastre

Por Isabel Alice Lovato y Silvio Geraldo Lovato 
A mediados del año 1961, el señor Euclídes Fariña Núñez por entonces vicedirector de la Escuela Nacional N° 276, habló con una joven maestra, aprovechando un recreo, y debajo de un mandarino del patio escolar le dio la idea de la creación de un Ciclo Básico en Itatí, ya que muchísimos alumnos que finalizaban sus estudios primarios no tenían posibilidades de seguir otras carreras, salvo ingresar a la Prefectura o a la Policía con suerte. 
Conversando el señor Euclídes con esta docente, se llegó a la conclusión de solicitar permiso al señor Félix Barrios, intendente municipal, para ocupar el salón municipal y realizar allí una reunión con todos los docentes de Itatí a fin de hacerles partícipes del proyecto. El señor Félix Barrios accedió con mucho gusto al pedido. 
Se realizó la invitación a los docentes y se concretó la reunión donde todos aplaudieron la iniciativa. Se intercambiaron ideas, orientación que podría tener, organización, etcétera. 
Se redactó una nota con el nombre de todos los docentes presentes y al lado tenían que decir si aceptaban o no, y en caso afirmativo especificar qué asignatura dictarían. La mayoría dijo sí, a pesar de que trabajarían en forma gratuita. 
El señor Euclídes Fariña Núñez, el señor Plácido del Rosario Alarcón y el señor Policarpo Reinaldo Encinas llegaron hasta el Ministerio de Educación de la provincia a fin de exponer a las autoridades del mismo el proyecto de la creación del Ciclo Básico, y recabar información sobre el funcionamiento del mismo. 
Allí, muy complacido el Ministro les orientó en todo lo que peticionaban, pero les advirtió que el trabajo de los docentes sería no remunerado y que les autorizaba a comenzaran las clases, sin dar seguridad de que se haría el reconocimiento oficial a dicho Ciclo Básico. 
Pero les animó a que emprendieran tan noble tarea, y que contaran con su apoyo, que él pondría de su parte toda su influencia ante el gobernador que en ese entonces era Fernando Piragine Niveyro para conseguir la oficialización del mismo. 
Después de esta entrevista se realiza una reunión informativa en el salón municipal y se puso en marcha el proyecto para hacer funcionar el Ciclo Básico que sería de orientación comercial. 
Se ofreció el cargo de rector al mentor del proyecto, el señor Euclídes Fariña Núñez, pero éste lo rechazó y delegó dicho honor en el señor Policarpo Reinaldo Encinas. Como secretario fue designado el señor Plácido del Rosario Alarcón, que al poco tiempo renunció para ocupar horas cátedras de Dibujo y Caligrafía. Lo suplió el señor Prisciliano Fariña Núñez. 
El Ciclo Básico empezó a funcionar el 19 de marzo de 1962. En la Basílica de Nuestra Señora de Itat (entonces santuario) se ofició una misa, dando gracias por tan trascendente acontecimiento solicitando a Dios y a la Virgen su asistencia permanente para llevar a cabo las tareas que ese día marcaba un hito en la educación de los jóvenes itateños. 
Como era mucha la cantidad de alumnos para un curso, se decidió dividir en dos secciones “A” y “B”. Durante los años 1962,1963 y mediados de 1964 los docentes trabajaron en forma gratuita, lo hicieron con alma de docente, generosidad, entrega y verdadera vocación de servicio a la juventud itateña. 
El horario era nocturno, de las 18:30 hasta las 23:45, ya que la mayoría de los docentes trabajaban en doble turno. En esa época había pocos docentes en el pueblo, y para que pudiera funcionar los grados de las distintas escuelas se veían obligados a dictar clases en dos turnos. 
Nómina de los docentes fundadores 
  • Buenaventura Fariña Núñez 
  • Juan Cruz Echeverría 
  • Eva Celeste Vega de Gervasoni 
  • Euclídes Fariña Núñez 
  • Eurípides Fariña Núñez 
  • Luisa Idalia López 
  • Isabel Alice Lovato de Bogado 
  • José Esteban González 
  • Juana Vispo de González Vedoya 
  • Lilian Hebe Marcomini de Niella 
  • Margarita María Roch de Lovato 
  • María Ester Boronat de Encinas 
  • María Leandra Gervasoni de Alegre 
  • María Osvalda Fariña Núñez de Aquino 
  • Marta Roch de Babín 
  • Mirta Gervasoni de Pivchik 
  • Máxima Solís Bonastre de González 
  • Pabla Jara de Pablo 
  • Plácido del Rosario Alarcón 
  • Policarpo Reinaldo Encinas 
  • Reinaldo Milcíades Encinas 
Personal de servicio 
  • Lucila Esquivel de Palacios 
  • Lidia Alegre de Bizarro 
Al comenzar a funcionar el segundo año, se conforma una comisión que estaría a cargo de gestionar la oficialización del Ciclo Básico ante el Ministerio de Educación de la provincia. Estuvo integrada por Euclídes Fariña Núñez, Policarpo Reinaldo Encinas, Plácido del Rosario Alarcón, Lilian Hebe Marcomini de Niella y Eva Celeste Vega de Gervasoni. 
Innumerables fueron los viajes que se realizaban en el viejo Ford A, propiedad del señor Euclídes Fariña Núñez, en caminos de tierra, para peticionar ante el Gobierno Provincial la tan anhelada oficialización, hasta que a mediados del año 1964, estando en funcionamiento el tercer año, se logró la tan ansiada oficialización del Ciclo Básico. 
Grande fue la algarabía que todo el pueblo se reunió en la plaza Bolaños a festejar con bombos, platillos, bombas de estruendo y fuegos artificiales. 
Hasta el tercer año inclusive, la institución escolar funcionó en el edificio municipal, gracias a la comprensión y generosidad del señor Félix Barrios, intendente de ese momento. 
El cuarto año se hizo en un gran galón cedido por el señor Félix Gervasoni, hoy una casa de uno de los hijos, debido a que en el predio municipal no había más espacio físico ni salones disponibles. 
Se comenzó a gestionar la compra de un local para el funcionamiento de la escuela. El señor Huberto García, quien era comerciante muy conocido en la población itateña en ramos generales y fábrica de hielo, decidió después de dejar las actividades comerciales, vender al gobierno su enorme casona que también era vivienda familiar, a un precio sumamente bajo y aunque tuvo mejores ofertas, él prefirió vender aún perdiendo un mejor negocio monetario, para que los alumnos itateños tuvieran su tan ansiada “casa propia”. 
Al crearse el 5to. año, ya lo hicieron en el nuevo edificio. Cabe recordar que los tras primeros años la orientación era comercial. El Ciclo Superior fue de orientación docente, egresando con el título de Maestros Normales Regionales. 
A la mañana se dictaban asignaturas que preparaban al docente para realizar tareas de campo. Las asignaturas entre otras eran: Cultivos Especiales, Granja y Trabajos de Granja, Apicultura, Topografía, Construcciones Rurales, Curtido de Pieles, etcétera. Los varones daban taller en Carpintería y las mujeres Cocina, Corte y Confección. 
Al crearse el Ciclo Superior la escuela empezó a denominarse Escuela Normal Provincial Superior “Dr. Pedro Bonastre”. Lleva el nombre de. Dr. Pedro Bonastre porque fue un itateño que trascendió los límites de su pueblo natal. Fue rector de la Escuela Normal de Corrientes “José Manuel Estrada”, abogado prestigioso y notable escritor. 
En la Escuela Provincial N° 69, los alumnos realizaban sus prácticas docentes, ya que la Escuela Normal no contaba con un Departamento de Aplicación. 
Por convenio con el Ministerio de Educación y el Concejo General de Educación de la provincia, el personal que así lo deseara, pues no todos lo hicieron, pasaron a depender del Ministerio de Educación, y se creó el Departamento de Aplicación de la Escuela Normal, siendo su primera Regenta la señor Domiciana Barrios de Alarcón, luego le sucedieron Buenaventura Fariña Núñez, Isabel Lovato de Bogado, Juana Blanco de Fernández, Amelia Gervasoni de Fariña Núñez y Alejandra Correa (actual). Dependía del Departamento de Aplicación el Jardín de Infantes. 
Cabe destacar que el señor Huberto García donó a la Escuela sesenta mil pesos de la venta y que ese importe se destinara a la refacción del edificio. También donó toda su biblioteca personal, con valiosos ejemplares de libros, revistas, diarios, etcétera desde el año 1900. En uno de esos diarios, que eran españoles, relataba el hundimiento del transatlántico “Titanic”, ocurrido en el año 1912. 
Desgraciadamente la nutrida biblioteca fue mermando día tras día, y sus valiosos ejemplares fueron desapareciendo poco a poco, sustraída por manos anónimas e inescrupulosas que no sabían o no tenían conciencia del mal que hacían, privando a la juventud estudiosa de ampliar sus conocimientos. 
El señor Huberto García donó también valiosos mobiliarios, y todos los juguetes que fueron de sus hijos para el Jardín de Infantes. 
Es de destacar muy especialmente el coro de la Escuela, dirigida por las profesoras Luisa Idalia López y Marta Roch de Babín, quien también conformó la Banda Rítmica con diversos instrumentos que hacían la delicia de quienes la escuchaban. 
Las fiestas de la Educación Física (sobre todo la de la primera promoción) era verdaderamente un regocijo y un deleite para la vista. La uniformidad de sus vestimentas, la precisión en sus movimientos y la plasticidad en los ejercicios realizados, tanto de las mujeres como las de los varones. 
Era una fiesta del pueblo, donde todos se reunían. Se llevaba a cabo en la cancha de deportes del santuario. 
La camaradería existente entre profesores y alumnos era de lo mejor, se festejaban todos los acontecimientos, tanto los patrios como otros (día del Maestro, día del Estudiante, cumpleaños, etcétera). Los profesores se vestían como alumnos y ellos se divertían de nuestras “travesuras” y aplaudían a rabiar, luego ellos nos imitaban satirizando nuestros ademanes, la forma de expresarnos, etcétera, que arrancaban las carcajadas de todos y el merecido aplauso. 
Profesores y alumnos salían de serenata de casa en casa en el día de los “Ángeles Somos”. Las fiestas de clausura de finalización de clases, como las de las niñas quinceañeras, eran una verdadera fiesta del pueblo. 
La cena de la primera promoción fue una fiesta de gala, donde egresados, profesores y padres, como también familiares, lucieron sus mejores atuendos. En el solemne acto de clausura de la primera promoción realizado en el patio de la escuela, asistieron autoridades provinciales y también una delegación de funcionarios de la República del Paraguay, que fueron invitados por alumnas de la primera promoción en su viaje de estudios a esa nación. 
El coro de la escuela, bajo la dirección de las profesoras Luisa Idalia López y Marta Rocha de Babín, se lució en todo su esplendor emocionando a los presentes. La profesora Marta Rocha de Babín presentó un número “Mazurca de la Sombrilla” obra caracterizada el estilo de origen español. Se destacó la fina y originaria vestimenta de los alumnos actores que pusieron de manifiesto sus cualidades interpretativas. 
La profesora Luisa Idalia López presentó “Galopera” coro y baile. La profesora Delicia Ruiz Díaz presentó “Los Lanceros” baile tradicional del norte argentino. 
Al día siguiente se realizó el baile de recepción con toda fastuosidad y la emoción que se reflejaba en los rostros en los cuales se veía brillar lágrimas de gratitud y esfuerzo compartido por el éxito logrado. El baile fue animado por la orquesta “The Pokers” dirigido por entonces por nuestro gran músico y oriundo de Itatí, Gonzalo del Corazón de Jesús Roch, más conocido como Pocho Roch. 
Plan de estudios de la primera promoción de Maestros Normales Regionales 
Ciclo Básico – Orientación Comercial 
1er. Año: Castellano – Idioma Extranjero – Matemáticas – Botánica – Geografía – Historia – Dibujo y Caligrafía – Cultura Musical – Actividades Prácticas – Educación Física – Educación Democrática – Contabilidad. 
2do. Año: Castellano – Idioma Extranjero – Matemáticas – Zoología – Geografía – Historia – Dibujo y Caligrafía – Cultura Musical – Actividades Prácticas – Educación Física – Educación Democrática – Contabilidad. 
3er. Año: Castellano – Idioma Extranjero – Matemáticas – Elementos de Física y Química – Anatomía y Fisiología – Geografía – Historia – Educación Democrática – Cultura Musical – Contabilidad – Mecanografía – Educación Física – Instrucción Cívica. 
4to. Año: Pedagogía – Didáctica – Historia de la Educación – Psicología General – Historia Argentina – Instrucción Cívica – Geografía Argentina – Anatomía – Castellano – Matemáticas – Física – Cultura Musical – Educación Física. 
5to. Año: Didáctica Especial – Práctica de la Enseñanza – Política Educacional – Psicología Pedagógica – Filosofía – Historia Argentina – Geografía Argentina – Castellano – Matemáticas – Química – Cultura Musical – Educación Física. 
Asignaturas Agrícolas 
Granja: se dictaba en 1ro., 2do., 3ro., 4to., y 5to. Año 
Talleres: se dictaba en 1ro., 2do., 3ro., 4to., y 5to. Año 
Trabajos Agrícolas: se dictaba en 1ro., 2do. y 3er. Año 
Construcciones Rurales: se dictaba en 3ro. y 4to. Año 
Cultivos Especiales: se dictaba en 4to. y 5to. Año 
Industrialización de Productos Agropecuarios: se dictaba en 4to. Año 
Topografía: se dictaba en 5to. Año 
Las asignaturas agrícolas se dictaban por la mañana. Cuando se crea el Ciclo Superior, en el año 1965, recién se comienza a aplicar las asignaturas agrícolas. Las correspondientes al Ciclo Básico se tuvo que rendir en calidad de previas, recordando que el Ciclo Básico que se inició en el año 1962 era de orientación comercial. 
Nómina la primera promoción de egresados 
1. Barrios, Alfredo Tomás 
2. Barrios, Emma Dionisia 
3. Bogado, Pedro 
4. Cardozo, Elide Clementina 
5. Castells, María Beatriz 
6. Castillo, Rosa Catalina 
7. Del Bianco, Elsa Albina 
8. Esquivel, Jorge Omar 
9. Gómez, Adela Margarita 
10. Gómez, María Nilda 
11. Jonusa, Héctor Luis 
12. López, María Gliceria 
13. Lovato, Silvio Geraldo 
14. Maidana, Antonio Delfino 
15. Oliveira, Constancia Angélica 
16. Oliveira, Francisca Genoveva 
17. Ratti, Mario Alberto 
18. Roch, Estela Maris 
19. Roch, Ricardo Luis 
20. Rodríguez, Juan José 
21. Rojas, Elvira Margarita 
22. Silva de López, Vivina Esperanza 
23. Sosa de Núñez, Magdalena C. 
24. Toñanez, Alberto Marcelino 
25. Torres, César Eliecer 
26. Torres, María Concepción 
27. Zarza, Virgilia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *