Radio

RENUNCIA DE EVO MORALES: Alberto Fernández y Mauricio Macri hablaron sobre la crisis en Bolivia

El presidente electo le dijo al actual jefe de Estado que emita un comunicado oficial y que atienda la demanda si hay pedidos de asilo. La postura del líder de Juntos por el Cambio.  

Tras conocerse la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia en medio de una crisis político institucional que implicó el ataque y amenaza a sus familiares y varios de sus ministros, el presidente electo de la Argentina, Alberto Fernández, se comunicó con actual mandatario Mauricio Macri.

Después de que el líder del Frente de Todos le enviara un mensaje de texto preguntándole si podían hablar, el Presidente Macri le devolvió la comunicación y conversaron sobre la situación de Evo. Si bien el jefe del PRO prefirió aún no hacer declaraciones oficiales y esperar a ver cómo evoluciona la situación, le advirtió que trabajarán para un proceso democrático en Bolivia.

Ante el pedido de Fernández para que el Gobierno argentino sea receptivo a cualquier pedido de ayuda de Evo Morales, Macri le advirtió que no puede dar asilo político a ningún funcionario hasta que no lo pidan oficialmente o se registre algún pedido de captura o persecución. Sin embargo, el gobierno argentino estaría colaborando en llevar tranquilidad a Bolivia e intentar evitar que no haya más violencia.

Tras la charla telefónica con Macri, Fernández publicó un hilo en Twitter en el que advirtió sobre el quiebre institucional en Bolivia y la necesidad de un llamado a elecciones cuánto antes. “En Bolivia se ha consumado un golpe de Estado producto del accionar conjunto de civiles violentos, el personal policial autoacuartelado y la pasividad del ejército. Es un golpe perpetrado contra el presidente @evoespueblo, que había convocado a un nuevo proceso electoral”, escribió el presiente electo en la red social.

Según pudo saber TN.com.ar, esta tarde el ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero Bonifaz, había ingresado a la embajada argentina en La Paz, donde aún permanece. Se quedaría allí hasta que las amenazas a funcionarios de Morales se aclare.

Con su mensaje a Macri, Alberto Fernández, que ayer inauguró la reunión del Grupo de Puebla en Buenos Aires, buscó evitar una nueva divergencia con la gestión actual en medio de la transición. Para el referente del Frente de Todos, Evo Morales es víctima de un golpe de Estado en el que la Organización de Estados Americanos (OEA) tuvo una “enorme responsabilidad”.

Ayer, durante el encuentro del Grupo de Puebla, Fernández junto a otros referentes progresistas de América Latina se comunicaron con los presidentes de España, Pedro Sánchez; de Francia, Emmanuel Macron y de México, Andrés Manuel López Obrador entre otros, para alertarles sobre la situación en Bolivia. Asimismo, se comunicaron con el líder de la oposición en Bolivia, Carlos Mesa, para intentar frenar la renuncia de Morales.

Desde el Gobierno de Macri, en tanto, prefirieron no tomar aún ninguna posición: “Sería precipitarse, ni siquiera la oposición de Bolivia se expresó aún y tampoco lo hizo la Corte. Por ahora no hay un vacío de poder”, advirtieron fuentes oficiales a TN.com.ar.

Sobre los sondeos de asilo político, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en México recibió pedidos formales. En ese sentido, Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores de México, escribió esta tarde en Twitter: “En Bolivia hay una operación militar en curso, la rechazamos, es similar a aquellos trágicos hechos que ensagrentaron nuestra América Latina el siglo pasado. México mantendrá su posición de respeto a la democracia y las instituciones. Golpe no”.

TN.com.ar

Radio Sudamericana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *