Noticias de Paraguay

Qué medicamentos llevar de viaje

Salimos a caminar por el campo, a hacer una excursión de varios días en bicicleta o a la playa y…¿pensamos cada vez que salimos qué medicamentos llevar? Lo ideal es tener un botiquín estándar que nos sirva para todos los viajes.

Nunca olvidamos llevar medicamentos contra determinadas enfermedades como la diarrea, las náuseas, la constipación, el resfrío o el dolor de garganta, y ni hablar de la fiebre o de los dolores de cabeza, por supuesto. A veces también incluimos en nuestro botiquín estándar un poco de gasa y desinfectantes, apunta el farmacéutico Mathias Arnold.

En caso de que vayamos a la playa, es muy importante no olvidar el protector solar, sobre todo «factor de protección 50 en caso de que viajen niños», recomienda Arnold. Además, dado que el sol y el agua salada estresan la piel, también es bueno llevar alguna crema humectante o para después del bronceado.

Los «especiales» o productos adicionales varían según adónde viajemos. Quienes van a bucear necesitarán tapones para los oídos. «Si viajas a zonas cercanas a los trópicos, también deberías llevar un termómetro», advierte Arnold, ya que la mayoría de las enfermedades de los trópicos se hacen notar a través de la fiebre.

En cambio, hay otros productos que no tienen mayor utilidad en el botiquín. Las pastillas efervescentes, por ejemplo, no son muy adecuadas en sitios húmedos, y los supositorios se derriten a elevada temperatura.

Los calmantes con ASS (ácido acetilsalicílico) tampoco son muy recomendables en zonas tropicales porque tienen un efecto anticoagulante «que puede ser peligroso justamente en caso de producirse alguna enfermedad de los trópicos. Es mejor ingerir paracetamol o ibuprofeno», comenta Arnold.

El farmacéutico también recomienda llevar los medicamentos en sus envases originales y apuntar el nombre de la sustancia activa, para el caso de que necesitáramos saberlo o comprarlo en donde estemos. «En otros países los nombres de los productos pueden ser desconocidos», explica el especialista, en cambio la sustancia activa será más fácilmente identificable. En cualquier caso, es importante consultar a un médico que nos diga realmente si debemos tomar o no medicación.

Y, por supuesto, si alguno de los viajeros debe ingerir regularmente algún tipo de medicación, es importante que no la olvidemos a último momento. Es más, mejor aún si podemos llevar al menos un tercio más de lo que estimamos que necesitaremos durante la estadía, «porque pueden producirse demoras, por ejemplo en el viaje, y que todo dure más de lo esperado», alerta Arnold. Si el viaje los lleva a una latitud donde hay gran diferencia horaria, tal vez valga la pena consultar a un médico o farmacéutico y asesorarse de cómo manejarse con ese tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *