Más Noticias

Prefectura detuvo a la única prófuga por el caso “Ramoncito”

La enfermera Patricia López fue encontrada en González Catán, provincia de Buenos Aires, donde insólitamente trabajaba en un centro de salud. La mujer, conocida como “Patila”, estaba condenada por haber drogado al niño de 12 años y haber ayudado a matarlo.


INSÓLITAMENTE FUE ABSUELTA EN UN PRIMER MOMENTO, LO QUE PERMITIÓ SU FUGA.

INSÓLITAMENTE FUE ABSUELTA EN UN PRIMER MOMENTO, LO QUE PERMITIÓ SU FUGA.

El ca­so “Ra­mon­ci­to” aún es­tá vi­gen­te en la me­mo­ria co­lec­ti­va, a pe­sar de que ya pa­sa­ron ca­si 13 años de aque­lla no­che, en la que el ni­ño de 12 años fue vio­la­do, de­go­lla­do y des­cuar­ti­za­do co­mo par­te de un sa­cri­fi­cio efec­tua­do en un ri­tual sa­tá­ni­co ocu­rri­do en Mer­ce­des, a ma­nos de una ban­da que es­tá, ade­más, vin­cu­la­da a ven­ta de ar­mas, dro­gas y tra­ta de per­so­nas.
En el ca­so hay nue­ve per­so­nas con­de­na­das a ca­de­na per­pe­tua, en­tre las que fi­gu­ra la en­fer­me­ra Ma­bel Pa­tri­cia “Pa­ti­la” Ló­pez, quien era úni­ca pró­fu­ga del ca­so re­gis­tra­do en 2006. Ayer fi­nal­men­te fue de­te­ni­da en Bue­nos Ai­res.
La mu­jer ac­tual­men­te tie­ne 48 años. Fue ha­lla­da en Gon­zá­lez Ca­tán, don­de tra­ba­ja­ba en un cen­tro de sa­lud lo­cal. La de­ten­ción fue po­si­ble gra­cias a una in­ves­ti­ga­ción del gru­po Co­man­do Uni­fi­ca­do Fe­de­ral de Re­cap­tu­ra de Eva­di­dos (CU­FRE), que de­pen­de del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de la Na­ción, a car­go de Pa­tri­cia Bull­rich. Lue­go de una se­rie de en­tre­cru­za­mien­tos de da­tos y es­cu­chas te­le­fó­ni­cas fi­nal­men­te fue de­te­ni­da la en­fer­me­ra, co­no­ci­da co­mo “Pa­ti­la”, du­ran­te ho­ras de la ma­ña­na. El equi­po de bús­que­da la si­guió a bor­do de au­to­mó­vi­les en­cu­bier­tos pa­ra no le­van­tar sos­pe­chas. Es así que se to­mó no­ta de los mo­vi­mien­tos de la cri­mi­nal, has­ta que fi­nal­men­te fue arres­ta­da por Pre­fec­tu­ra.

MARCHA EN MERCEDES PIDIERON JUSTICIA POR EL INOCENTE ASESINADO EN UN RITUAL.

MARCHA EN MERCEDES PIDIERON JUSTICIA POR EL INOCENTE ASESINADO EN UN RITUAL.

El in­fan­ti­ci­dio del pe­que­ño de 12 años ocu­rri­do en Mer­ce­des fue tre­men­do y se co­me­tió por las cre­en­cias del gru­po de ho­mi­ci­das, que apa­ren­te­men­te as­pi­ra­ban a ser be­ne­fi­cia­dos por un po­der so­bre­na­tu­ral. Lo cier­to es que se­cues­tra­ron al ni­ño y lo dro­ga­ron, la­bor que le to­có di­rec­ta­men­te a Pa­tri­cia Ló­pez. Si­guien­do un li­bro de ma­gia ne­gra, el cuer­po del ni­ño fue mar­ca­do con un hie­rro ca­lien­te, sien­do lue­go que­ma­do con ci­ga­rri­llos mien­tras el gru­po de de­se­qui­li­bra­dos bai­la­ba y au­lla­ba al­re­de­dor. To­do es­to fue la “pre­pa­ra­ción”, tam­bién a car­go de Ló­pez. Tam­bién fue em­pa­la­do. Pos­te­rior­men­te el ni­ño fue vio­la­do por Da­niel Ale­gre, quien si­guió las in­di­ca­cio­nes de “Pa­ti­la” pa­ra fi­nal­men­te de­go­llar a la víc­ti­ma con un cor­te pre­ci­so. La san­gre de “Ra­mon­ci­to” fue ex­tra­í­da pa­ra ser usa­da de ofren­da. Al­gu­nas ho­ras des­pués, el cuer­po fue en­con­tra­do de­trás de la ter­mi­nal de óm­ni­bus de Mer­ce­des. Es­ta­ba se­mi­des­nu­do, de­ca­pi­ta­do y al crá­neo le fal­ta­ban los ojos, la len­gua, la na­riz, las ore­jas, par­te del cue­ro ca­be­llu­do.
En el 2011, la Jus­ti­cia de Mer­ce­des con­de­nó a sie­te de los par­ti­ci­pan­tes del ri­tual, pe­ro ab­sol­vió a “Pa­ti­la” si­guien­do ar­gu­men­tos que fue­ron de­ses­ti­ma­dos por el Su­pe­rior Tri­bu­nal de Jus­ti­cia, que de­ci­dió que tam­bién sea con­de­na­da a pri­sión per­pe­tua. In­só­li­ta­men­te, a pe­sar de és­to, re­cién sie­te me­ses des­pués se or­de­nó su cap­tu­ra (en el 2012). Pa­ra es­to “Pa­ti­la” ya es­ta­ba pro­fu­ga. Al año si­guien­te se con­vir­tió en la más bus­ca­da del pa­ís.

Comentarios


Noticias Relacionadas
Más de esta categoría

Diario Época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *