Opinion

Otra reacción tardía del gobierno municipal

Al cumplirse una semana de la explosión que le costó la vida a la joven catequista y misionera Sofía Costa de 19 años, en San Miguel control urbano y la policía municipal se acordaron de los controles. Durante toda la semana el ejecutivo municipal estuvo en el centro de la tormenta por parte de los medios de comunicación y del pueblo de San Miguel, que se movilizo y dejo en evidencia las irregularidades y la falta de control por parte del municipio.

Después de la conmoción a nivel local y nacional, que genero la muerte de Sofía, la municipalidad saco a las calles a cientos de agentes de control urbano, que durante todos estos días estuvieron presentes en los distintos bares de San Miguel, así como hoy aparecieron los controles de transito por parte de la policía municipal en la zona de los bares. La pregunta que nos hacemos todos es ¿Era necesario la muerte de una persona para que en San Miguel volvieran los controles?

Comentar con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *