Más Noticias de Paraguay

“No hay país que pueda autoaislarse y pretender salir solo de esta pandemia”

–¿Cómo vive el aislamiento social en Asunción?

–Bueno, hoy domingo cumplo dos semanas de autoaislamiento, por haber tenido algunos encuentros o contacto potencialmente peligrosos. Es un alivio para mí y mi familia encontrarme bien y haciendo, como siempre, mi deber.

Hoy mi deber es seguir manteniendo activa la embajada con el trabajo de todos los funcionarios desde sus casas. Estamos prestando asistencia a los Italianos que desean volver a Italia –lo que sabemos que no es nada fácil– y acompañando un poco apenado los acontecimientos de mi país y Europa, en contacto con mi familia.

Quiero aclarar que en ningún momento me he planteado volver a mi país. Más que nunca, mi lugar es aquí en Paraguay, frente a la embajada de Italia. Yo me quedo aquí hasta cerciorarme de que esté bien hasta el último italiano. Mientras haya un compatriota que requiera de asistencia, mi lugar y el de todos mis colegas de la embajada, es aquí.

–Europa es el continente donde la pandemia avanza más rápidamente. El número de víctimas en su país ya superó a los producidos en China. ¿Tiene que ver esto con la composición etaria de la población italiana, considerando que la mayoría de las muertes son de personas de la tercera edad?

–Los datos nos indican que esta enfermedad es mucho más peligrosa para las personas mayores y las que sufren otro tipo de patologías preexistentes. Sin embargo, yo dejaría el análisis de los datos a los especialistas.

Yo soy un diplomático, no sabría dar respuestas, más que de lo que leo en los medios y en las revistas especializadas.

En cuanto a los datos sobre números de muertos y los test de detección del Covid-19 que se efectúan, lo dejaría a los especialistas.

Más que nunca hoy tenemos que dejar hablar a la ciencia y la gente que sabe sobre esto. Circulan muchas cosas en la web y en WhatsApp: teorías de conspiración, de virus que nació en un laboratorio. Eso es fake news.

Hoy es importante que escuchemos a los únicos que pueden hablar sobre el tema que son los médicos, los cientistas y también los estadísticos.

Sí es verdad que Italia es uno de los países del mundo, junto con otros países europeos, y con Japón que tiene el mayor porcentaje de mayores en su población. Lo que indica también la alta calidad de vida en nuestro país. Si los italianos tienen una alta expectativa o esperanza de vida es por la calidad de vida y el sistema sanitario.

–Hay muchas muestras de solidaridad en y con su país, en medio de la pandemia. China envió un grupo de científicos y médicos. ¿Qué reflexión le genera esto, cuando también existe una tendencia al “sálvese quien pueda” en estos momentos?

-Primeramente permítame agradecer a las miles de personas que se han manifestado y acercado a la embajada de Italia en Paraguay para dejar un mensaje, una palabra de aliento y de solidaridad, en las redes, los correos electrónicos y al teléfono. Tuvimos incluso ofertas de médicos que ofrecieron ir a Italia para ayudar a sus colegas italianos allá.

Personalmente he leído cada mensaje, cada posteo, cada email que llegó, y quiero agradecer a cada uno que nos escribió, porque nos dio mucho aliento, como nos emocionó mucho también la iluminación del palacio presidencial con los colores de la bandera italiana. Un gesto de solidaridad y cariño que agradezco al presidente de la República, Mario Abdo Benítez. Nunca vamos a olvidar.

Y es verdad, estos momentos de crisis hacen surgir ímpetus de gran solidaridad entre los pueblos. Para mi es emocionante ver en esta tragedia cómo es querido mi país.

Estamos recogiendo un poco lo que hemos sembrado, porque Italia es uno de los países que más dona a nivel mundial en iniciativas de solidaridad dentro y fuera del país.

Durante la pandemia en enero, salió de Italia una carga de medicinas y equipamientos para China. Entonces, no se sabía todavía que el coronavirus había llegado a nuestro país. En un vuelo especial enviamos a China esos insumos e incluso médicos.

Lo que sale, después vuelve. Es lo que estamos viendo y esperamos que también de este movimiento salga una Europa y un mundo más unido para hacer frente a este tipo de amenazas que es global. De esto se va a salir solo todos juntos. No hay un país que puede autoaislarse y salir solo. De esta solidaridad va a salir un movimiento para que el mundo y la economía mundial se recuperen conjuntamente.

–¿Cómo observa las disposiciones que viene adoptando el Gobierno Nacional?

–El Gobierno de Paraguay fue el primero en toda la región en adoptar medidas de distanciamiento social, de restricción de la circulación de personas. Fueron adoptadas el 11 de marzo, con mucha tempestividad. Paraguay hoy tiene la suerte de tener como ministro de Salud un médico que se percató muy rápidamente de la seriedad de la amenaza. Entonces no perdió tiempo y con gran coraje y decisión recomendó al presidente la adopción de estas medidas. Paraguay fue tempestivo y tiene que aprovechar esta ventaja de dos a tres semanas sobre Europa. Tienen tiempo de organizarse para hacer un gran esfuerzo de contención de la epidemia. Al virus se vence solo no permitiéndole pasar de persona a persona. Y esto se hace quedándose lejos uno de otro. Si todos cumplimos las recomendaciones, en algunas semanas vamos a ver que Paraguay no va a pasar consecuencias tan trágicas como otros países.

–Paraguay carece de una red de protección social como el que tienen en Europa. ¿Cómo afrontar de manera urgente esta realidad?

–Eso obviamente cabe a las determinaciones que el Gobierno ya está adoptando para proteger a las franjas más vulnerables de la población. Es verdad que Paraguay ni ningún país de Latinoamérica tienen el sistema sanitario público de Europa.

Pero su país tiene una clase médica muy preparada, muy competente, y que está muy consciente de la clase de trabajo que le espera. Está preparándose con todos los medios que puede y el Gobierno está tratando de equipar los hospitales.

Y otra cosa: el pueblo paraguayo es muy resiliente; en su historia ha dado pruebas de gran coraje y heroísmo. No tengo duda que esta será otra oportunidad en que cada uno de los paraguayos va a hacer su deber con patriotismo. Cada uno tiene que hacer su parte.

Algo que me deja muy optimista es que en esta crisis no hay intereses opuestos. Hay un solo interés global y es que el mundo se recupere de esta emergencia y que se junte para evitar que eso se repita. Vamos a tener una nueva conciencia.

Más que nunca hoy tenemos que dejar hablar a la ciencia y la gente que sabe sobre esto. Circulan muchas cosas en la web y en WhatsApp: teorías de conspiración, virus de laboratorio…

Es verdad que Paraguay ni ningún país de Latinoamérica tienen el sistema sanitario de Europa. Pero su país tiene una clase médica muy preparada y consciente del trabajo que le espera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *