Opinion

Muere Pepe Martínez de Velasco, referente de la información religiosa de las últimas décadas

En el famoso ‘Fay Excúseme’ (término acuñado por el gran Luis Algorri) de Ópera, durante años, fueron pasando lo más granado de la jerarquía eclesiástica española. Pepe consiguió, incluso, que Rouco Varela cenara con nosotros en dos ocasiones. Lo nunca visto

Fue uno de los ‘popes’ de la información religiosa de las últimas décadas. A su pesar, pues se había bregado durante años en la información política. Consiguió lo imposible: reunir a toda la ‘troupé’ de periodistas que nos dedicamos a la Religión, tirios y troyanos, en torno a la Asociación de Periodista de Información Religiosa (APIR). José Martínez de Velasco acaba de fallecer en Madrid, una víctima más del coronavirus. Deja mujer y dos hijos. En Viernes Santo, no podría ser de otra manera. Genio y figura.

Pepe nació en Madrid en 1952. Gato por los cuatro costados, comenzó a encargarse de la información religiosa en la agencia Efe hace tres décadas, hasta su jubilación, y logró ganarse el respeto y la admiración de sus colegas. Fue maestro de muchos de nosotros, y entendía la competencia de una manera que hoy resultaría impredecible: para él, era mucho más importante el cuidado de la información, y su veracidad, que quién la sacaba antes. De hecho, muchos de sus ‘scoops’ eran compartidos con otras agencias o profesionales. Así se generaba más impacto, se compartía información y, lo que era más importante, se cubrían más huecos.

Pepe Martinez de Velasco

El azote de Maciel

Martínez de Velasco fue uno de los primeros periodistas españoles en tomarse en serio la lacra de los abusos sexuales a menores en la Iglesia. En un tiempo en que no se hablaba del tema, y mucho antes de que Benedicto XVI tomara cartas en el asunto, se metió de lleno en el escándalo de la pederastia de Marcial Maciel y la Legión.

Pese a las presiones que fueron muchas, logró publicar dos libros: ‘Los Legionarios de Cristo, el nuevo ejército del Papa’ y ‘Los documentos secretos de los Legionarios de Cristo’, que arrojaron luz sobre los aspectos más ocultos de esta congregación ultraconservadora, y que, en buena medida, sirvieron para romper el muro de silencio en torno a Maciel. Sin los libros de Pepe, seguramente hubiéramos tardado mucho más en darnos cuenta de la magnitud de ese depredador.

Uno de los libros de Martínez de Velasco

Fundador de la APIR

Junto a José Manuel Vidal (El Mundo y director de Religión Digital) y Nacho Fernández (Europa Press), Martínez de Velasco fundó y dirigió la Asociación de Periodistas de Información Religiosa (Apir), que logró aglutinar a todos los informadores religiosos del momento. En el famoso ‘Fay Excúseme’ (término acuñado por el gran Luis Algorri) de Ópera, durante años, fueron pasando lo más granado de la jerarquía eclesiástica española. Pepe consiguió, incluso, que Rouco Varela cenara con nosotros en dos ocasiones. Lo nunca visto.

Viví con él, desde un restaurante cercano a la antigua sede de la agencia, la caída de las Torres Gemelas. La primera llamada que recibí el 11-M fue la de Pepe, para asegurarse de que no estaba en uno de esos trenes, como debía haber sido. Cuando oscuras manos acabaron con mi etapa en ABC, fue uno de los que se plantó, evitando la retirada de una acreditación en la Casa de la Iglesia que había sido aprobada por las altas esferas del Episcopado de aquel momento.

El maldito coronavirus ha ganado una batalla larga y dura. Pero el legado de Pepe quedará en el corazón y el buen hacer de muchos que, en EFE y en muchas redacciones de este país, han pasado por las manos de Pepe Martínez de Velasco. Descansa en paz, maestro. Que el cielo te sea leve, amigo.

Comentar con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *