Opinion

Los obispos estadounidenses, a Trump: «Detenga las ejecuciones»

«Las ejecuciones son completamente innecesarias e inaceptables», señalan los arzobispos de Oklahoma y Kansas City ante la programación de dos nuevas penas de muerte federales

«Como Iglesia, debemos dar ayuda concreta a las víctimas de la violencia, y debemos alentar la rehabilitación y restauración de aquellos que cometen violencia»

Desde que Donald Trump las reactivó en julio, se han ordenado, y ejecutado, cinco penas de muerte, una más desde que, hace 60 años, se restablecieron las ejecuciones federales, una prerrogativa exclusiva del presidente. A un mes de las elecciones, los obispos norteamericanos han dicho basta, y lo han hecho de una forma expresa: «Le decimos al Presidente Trump y al Fiscal General Barr: Basta. Detengan estas ejecuciones«.

En un escrito en respuesta a las dos ejecuciones programadas para esta semana, los arzobispos de Oklahoma, Paul S. Coakley; y Kansas City, Joseph F. Naumann, lamentan que «en los últimos 60 años, antes de que la administración Trump reiniciara las ejecuciones federales, sólo hubo cuatro ejecuciones federales. Desde julio, ha habido cinco, lo que ya es más ejecuciones federales que las realizadas en cualquier año del siglo pasado». 

«Después del primer asesinato registrado en la Biblia, Dios no puso fin a la vida de Caín, sino que la preservó, advirtiendo a otros que no mataran a Caín», explican los obispos. «Como Iglesia, debemos dar ayuda concreta a las víctimas de la violencia, y debemos alentar la rehabilitación y restauración de aquellos que cometen violencia. La rendición de cuentas y el castigo legítimo son parte de este proceso»,sostienen, subrayando que «las ejecuciones son completamente innecesarias e inaceptables».

Una reacción que ha sido celebrada, de forma muy gráfica, por Austen Ivereigh:

Comentar con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *