Deportes Noticias Opinion

Llegamos tarde

Hasta hace unos días, Córdoba se enorgullecía de tener uno de lo clásicos con menos violencia del país… el sábado la estadística se cayó. En la propia tribuna de Belgrano se dirimió un conflicto previo y se asesinó a un hincha con la complicidad de espectadores que ayudaron a irarlo bajo la «folclórica» acusación de ser hincha de Talleres.

El salvajismo arcaico contemplado en las imágenes encendieron la alarma reflexiva. ¿Somos esto? ¿Fomentamos la ley de la selva? ¿Nos olvidamos de lo lindo que es el fútbol para convertirlo en una guerra? Son algunas de las preguntas que hoy invaden el aire turbio por la tristeza y la desesperanza.

La respuesta de algunos hinchas de marchar unidos con sus camisetas de diferentes clubes, y las fotos de jugadores de ambos planteles haciendo el signo del rival, son gestos válidos pero lamentablemente tardíos. Hay una moraleja que no termina de llegar, y que sigue cobrando vidas. Las declaraciones dirigenciales no estuvieron a la altura de las circunstancias, y no aparecen en este momento soluciones efectivas para enfrentar a quienes se robaron la pasión.

 

Comentar con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *