Anti Narco Noticias

La Iglesia llamó a reconstruir Itatí

La Iglesia pidió al pueblo de Itatí que «se anime a seguir caminando» y  «contribuya» a la «reconstrucción de la esperanza», luego de la histórica redada antinarco que tuvo como epicentro a esa localidad correntina, en la que fueron detenidos el intendente y el vice junto a decenas de acusados. En la homilía de la misa celebrada ayer en la Basílica, el sacerdote Darlis Sosa dijo que «para ser agua viva hay que tener una vida bien trabajada», al referirse a la situación desatada en esa localidad el martes último. El religioso explicó que «hay que ayudar a todos, ya que como pastores tenemos que animar al pueblo a que siga caminando». Luego de la celebración religiosa llevada a cabo ayer a las 9.30, el párroco se refirió a la negativa de los sacerdotes a realizar declaraciones respecto a la problemática del narcotráfico, y negó que haya habido un pedido de «no hablar» de parte del Arzobispado de Corrientes u otro órgano de la Iglesia Católica. Remarcó entonces que «desde hace muchos años denuncian esas situaciones», según dio a conocer la Agencia Télam, asegurando que los sacerdotes están comprometidos a dar a conocer las injusticias que padecen los habitantes de las comunidades. «Aunque no nos escuchen, la Iglesia va a seguir denunciando todo lo que arruina la vida», sostuvo el sacerdote de la congregación de Don Orione, quien tras haber pasado por varias comunidades regresó a Itatí como pastor de la Basílica correntina, hace más de un año. También aprovechó la oportunidad para negar rotundamente que haya habido amenazas contra miembros de la Iglesia itateña, y señaló que los sacerdotes que actualmente desarrollan su ministerio en esa localidad «trabajan normalmente». Fue realista al decir que “la vida es normal todos los días, porque entiendo que la situación no va a cambiar de un día para el otro. Por eso insistimos en que como Iglesia tenemos que seguir acompañando a todos”. El mensaje del padre Derlis fue pronunciado ante una multitud reunida en la nave central de la Basílica, ubicada frente a la plaza San Martín del pueblo ribereño, en una postal habitual de las mañanas de domingo, cuando se celebran cuatro misas desde las 6.30. Si bien la mayor parte de los fieles proviene de otras localidades, el contenido de la homilía, fijado sobre la lectura del Evangelio según San Juan, atravesó claramente la actualidad del pueblo. En las misas escuchamos permanentemente los pedidos de los padres por nuestra situación y sobre todo por la de los chicos más jóvenes, más ahora porque nos cayó muy mal todo este tema y vemos cómo en Buenos Aires hay gente que dice muchas cosas de nosotros y no saben nada, analizó Juliana Barrios, una enfermera jubilada que vive en Itatí y que hace 10 años es ministra de la Eucaristía y aceptó dialogar con la agencia Télam. La mujer explicó que “antes el problema era el contrabando de cigarrillos, pero hace diez años se habla de droga acá y ahora más fuerte, aunque nunca vimos nada, ni vivimos amenazados o con miedo”. Barrios dijo estar preocupada porque antes el pueblo era sólo un puente por el que pasaba la droga, pero ahora se queda y hay chicos que la consumen a toda hora. Los habitantes del pueblo consideran que el tratamiento mediático que se le dio al problema -especialmente en Buenos Aires- estigmatizó al pueblo, y toda esta situación nos cayó muy mal, pero por otro lado sirvió para destapar lo que estaba ocurriendo, opinan, aunque aclaran: «Queremos que la droga no siga avanzando sobre los jóvenes, porque es un gran riesgos».

Fuente: Norte Corrientes y TELAM

Comentar con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *