Opinion

La dictadura brasileña espió durante años a Pedro Casaldáliga

Considerado ‘subversivo’ por su defensa de los pueblos originarios, la dictadura militar brasileña preparó un informe en noviembre de 1973 a través de SNI (Servicio Nacional de Información)

Ya en democracia, el Gobierno presionó a España para que no se concediera a Casaldáliga el premio Príncipe de Asturias de la Concordia, al que fue propuesto en 1993

Un poema en el que cita al Che fue una «prueba» para su proceso de expulsión de Brasil, que jamás se llevó a cabo

“Escuto, no rádio, como te canta/ A juventude rebelde/ Enquanto o Araguaia passa aos meus pés, como uma artéria viva,/iluminado pela lua quase cheia.”. Estos fueron unos de los versos de Pedro Casaldáliga que la dictadura brasileña investigó, durante años, según una investigación exclusiva de De Olho nos Ruralistas, que muestra cómo el profeta del Araguaia, fallecido el pasado día 8 de agosto, fue espiado, vio cómo se censuraban algunos de sus poemas y cómo se interceptaban algunas de sus cartas.

Considerado ‘subversivo’ por su defensa de los pueblos originarios, la dictadura militar brasileña preparó un informe en noviembre de 1973 a través de SNI (Servicio Nacional de Información). Los archivos, liberados durante el gobierno de Lula Da Silva, revelan una auténtica obsesión de los militares con Casaldáliga, por su lucha en favor de los campesinos frente a los terratenientes y latifundistas.

Otros documentos muestran cómo la dictadura interceptó cartas enviadas a Casaldáliga en Chile, unos meses antes del golpe que derrocó a Salvador Allende y llevó al poder a Augusto Pinochet. Mucho más tarde, en 1989, ya con la democracia, el Gobierno de José Samey, presionó para que no se concediera al obispo el Premio Príncipe de Asturias a la Concordia, al que fue propuesto en 1993.

El poema que perturbó la dictadura fue publicado sólo en España. La obra forma parte del libro «Clamor Elemental», publicado por Ediciones Sigueme en 1971. En el prefacio del libro, Casaldáliga dijo a los lectores españoles que vivía en el norte de Mato Grosso, en una región marcada por la explotación «de hombre a hombre».

En dicho poema, el obispo cita a Ernesto Che Guevara, y se adjuntó como «prueba» dentro de un proceso de expulsión de Casaldáliga de Brasil, que jamás se llevó a cabo. 

En otro documento, los agentes del SNI afirman que la obra demuestra el espíritu subversivo y desafiante del prelado,porque revela al mundo exterior «los problemas particulares e internos de las regiones de nuestro país en fase de desarrollo».

Documentos sobre Pedro Casaldáliga

Comentar con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.