Opinion

La Comunidad de Madrid pide ayuda a las confesiones religiosas para luchar contra el coronavirus

El gobierno regional ha celebrado que las confesiones religiosas hayan mostrado su «total colaboración» tras encontrarse con representantes de Iglesia católica, comunidad musulmana, judía, protestante y ortodoxa rumana

El Ejecutivo es «consciente de la importancia del hecho religioso y de la capacidad de influencia y consejo que los representantes de estas confesiones ejercen»

La Comunidad de Madrid ha acudido en ayuda de las confesiones religiosas —la Iglesia Católica, la comunidad musulmana, judía y protestante— para concienciar y generar responsabilidad a sus fieles a través de espacios de encuentros frente al Covid.

El consejero de Justicia, Interior y Víctimas de la Comunidad de Madrid, Enrique López, ha detallado en una entrevista con Europa Press que el Gobierno regional se ha dirigido a este ámbito para pedirles ayuda y que se conviertan en «elementos activos de comunicación de las normas para proteger la salud pública».

López ha subrayado que son «muy buenos altavoces» para generar responsabilidad «no solo en el ejercicio de sus ministerios sino en sus actividades religiosas».

La idea del Gobierno regional es «utilizar esos actos para responsabilizar a sus miembros respecto al cumplimiento de las normas para frenar el avance del virus», ha precisado López y ha celebrado que las confesiones religiosas hayan mostrado su «total colaboración».

Reunión con las principales confesiones

La anterior semana, los departamentos que dirigen Enrique López y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, se reunieron con representantes de las principales confesiones religiosas de España para hacerles partícipes de esta lucha por la vida.

Vistas de Madrid desde el Museo de la Almudena

El encuentro contó con la presencia de representantes de la Iglesia Católica, la comunidad musulmana, judía y protestante, confesiones que tienen firmados acuerdos de cooperación con el Estado. Al encuentro se sumaron representantes de la comunidad ortodoxa rumana, con gran arraigo en España y Madrid.

El Ejecutivo regional es «consciente de la importancia del hecho religioso y de la capacidad de influencia y consejo que los representantes de estas confesiones ejercen a diario y semanalmente sobre la población madrileña». De hecho, se calcula que en la región existen más de 1.500 lugares de culto, donde los fieles se congregan y comparten espacios.

La Comunidad considera «vital» estrechar los lazos y la colaboración con estas comunidades, con un objetivo: doblegar al virus. Al respecto, López ha señalado que hasta el momento «los líderes religiosos han jugado un papel fundamental en la tarea de trasladar a la población consejos y pautas para prevenir la propagación del Covid-19, haciendo llegar recomendaciones e instrucciones muy valiosas que, sin duda, han salvado vidas».

Homenaje a las víctimas del coronavirus

Comentar con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.