Más Noticias Opinion

Italia: líder cultural

La pasada semana, hemos relatado un hecho para algunos sorprendente, propuesto a la atención mundial por el estadounidense US NEWS: Italia y la italianidad son conceptos, en la actualidad, representantes de un liderazgo cultural reconocido.


EPC110220-010F06

AUTOR

Ca­be des­ta­car que la fuen­te de la in­for­ma­ción no es ita­lia­na ni ex­pre­sión de la ita­lia­ni­dad en el mun­do, y que la ob­ser­va­ción no es ca­sual, la ha­ce­mos pa­ra des­ta­car dos co­sas: que no se tra­ta de un mo­men­to au­to­ce­le­bra­ti­vo que la co­lec­ti­vi­dad ita­lia­na de­di­ca a sí mis­ma, y que, mu­chas ve­ces, la­men­ta­ble­men­te es­ta re­a­li­dad re­co­no­ci­da por ter­ce­ros no es per­ci­bi­da por mu­chos de los au­to­de­fi­ni­dos re­pre­sen­tan­tes de la Co­lec­ti­vi­dad ita­lia­na, por de­sin­te­rés o por no sa­ber (lé­a­se: ig­no­ran­cia).
Jus­ti­fi­ca­mos el “no sa­ber”, que no es fru­to de pos­tu­ras ma­li­cio­sas e in­te­re­sa­das, pe­ro no po­de­mos jus­ti­fi­car, de nin­gu­na ma­ne­ra, el re­cha­zar es­ta re­a­li­dad a cau­sa de la im­po­si­bi­li­dad o in­ca­pa­ci­dad de go­ber­nar­la o sim­ple­men­te, ser par­te de ella pa­ra de­fen­der in­te­re­ses es­pu­rios y de pe­que­ños gru­pos ma­lin­ten­cio­na­dos.EPC110220-010F08
La pos­tu­ra ne­ga­cio­nis­ta y au­to­re­duc­ti­va des­crip­ta es la con­ver­gen­cia de las dos si­tua­cio­nes con­co­mi­tan­tes.
El que­rer re­du­cir las po­si­bi­li­da­des de la co­lec­ti­vi­dad ita­lia­na e itá­li­ca en el mar­co de la so­cie­dad de la cual es ex­pre­sión y de la cual ope­ra, por in­ca­pa­ci­dad y por vo­lun­tad es al­go in­so­por­ta­ble e in­te­lec­tual­men­te de­lic­ti­vo… ¡Es­pe­re­mos que sea de­lic­ti­vo só­lo in­te­lec­tual­men­te!
Lo que es se­gu­ro es que, en es­tos úl­ti­mos años, la co­mu­ni­dad ita­lia­na es­tá re­cu­pe­ran­do el sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia y la con­cien­cia de sí mis­ma y tie­ne to­do el de­re­cho de que­rer ejer­cer, ple­na­men­te, su fun­ción y pa­pel en la más am­plia so­cie­dad que la con­tie­ne, a pe­sar de la re­sis­ten­cia, de la ma­li­cia y de las in­ca­pa­ci­da­des de quie­nes se han per­pe­tua­do en la re­pre­sen­ta­ción úni­ca­men­te de sí mis­mos y de sus in­te­re­ses!

La si­tua­ción lo­cal
“Nos quie­ren co­par” es la fra­se que, con in­sis­ten­cia, se tras­la­da de te­lé­fo­no a te­lé­fo­no, de ce­lu­lar a ce­lu­lar, de red so­cial a red so­cial.
Es­te llo­ri­queo la­men­ta­ble y la­men­to­so, es­te vic­ti­mi­zar­se fren­te a in­te­gran­tes de la ita­lia­ni­dad que des­co­no­cen los tris­tes al­can­ces de una ges­tión ma­li­cio­sa, tie­ne el úni­co fin de pre­sen­tar­se fren­te a ellos co­mo las víc­ti­mas de un gru­po de usur­pa­do­res ma­lin­ten­cio­na­dos, y ex­pre­sa, en re­a­li­dad, só­lo el rei­te­ra­do in­ten­to de per­pe­tuar­se en una ges­tión que, en las dé­ca­das y en los he­chos, ha de­mos­tra­do su in­ca­pa­ci­dad y ab­so­lu­ta au­sen­cia de re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. El in­ten­to de pre­sen­tar­se co­mo “i­no­cen­tes ca­bri­tos” que es­tán por ser sa­cri­fi­ca­dos no se sa­be so­bre qué al­tar, no ten­dría que pro­du­cir, en es­ta cir­cuns­tan­cia, los mis­mos re­sul­ta­dos que en las dé­ca­das pa­sa­das ob­tu­vo.
Cre­e­mos es el mo­men­to de una asun­ción de res­pon­sa­bi­li­dad por par­te de los que in­te­gran es­ta co­mu­ni­dad que, en otras par­tes del mun­do se re­co­no­ce co­mo por­ta­do­ra de va­lo­res que la vuel­ven cul­tu­ral­men­te lí­der, pa­ra po­ner fin a un es­ta­do de co­sas que ha ge­ne­ra­do una ab­so­lu­ta dis­gre­ga­ción y ato­mi­za­ción de la So­cie­dad que mi­ra con in­te­rés a los va­lo­res itá­li­cos, y con de­seo de per­te­nen­cia.

Los in­va­so­res ha­blan
“No. Te­ne­mos de­re­cho”. Tam­bién hay otras pos­tu­ras y con­ver­sa­cio­nes que, en es­te pe­rí­o­do, se van te­jien­do en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les e in­no­va­ti­vos. Son las fra­ses pro­nun­cia­das por aque­llos que, se­gún las ide­as de los “a­se­dia­dos”, re­pre­sen­tan los “a­sal­tan­tes”.
Pe­ro…¿quié­nes son los ase­dia­dos y quie­nes son los asal­tan­tes?
Los ase­dia­dos, por lo que he­mos po­di­do ob­ser­var por años, son aque­llos que se han asen­ta­do en es­truc­tu­ras e ins­ti­tu­cio­nes con­si­de­rán­do­las co­mo pro­pie­dad pri­va­da. Hay quie­nes, en­tre los ase­dia­dos, pien­san que cre­cie­ron en esa es­truc­tu­ra y que tie­nen to­do el de­re­cho de au­to­ri­zar el trán­si­to, la en­tra­da y sa­li­da de aque­llos que quie­ren su­mar­se. Los pre­ten­di­dos asal­tan­tes son, po­si­ble­men­te, só­lo per­so­nas que des­de el ple­no de­re­cho que les otor­ga el ser ita­lia­nos, des­cen­dien­tes de ita­lia­nos y/o cul­to­res de la ita­lia­ni­dad, pien­san te­ner to­do el de­re­cho, no só­lo de su­mar­se a ins­ti­tu­cio­nes que se pro­po­nen co­mo “So­cie­da­des Ita­lia­nas”, si no de ac­ti­var­las y des­per­tar­las de un lar­go in­vier­no (pa­ra­dó­ji­co e in­sos­te­ni­ble en Co­rrien­tes) pa­ra su­pe­rar el le­tar­go.
En otras cir­cuns­tan­cias, des­de es­ta mis­ma pá­gi­na, he­mos ha­bla­do de aso­cia­cio­nes y agru­pa­cio­nes que han pues­to en mo­vi­mien­to una fuer­za cen­trí­fu­ga en el in­ten­to de ale­jar, cuan­to más sea po­si­ble, in­te­rés y de­seo de par­ti­ci­pa­ción. To­do pa­re­ce in­di­car que es­te tiem­po ha con­clui­do o es­tá por con­cluir: se­gu­ra­men­te en el in­te­rés su­pe­rior de la co­lec­ti­vi­dad.

AUTOR1Ancestros mafiosos

Nos he­mos en­te­ra­do, en es­tas úl­ti­mas ho­ras, que lo que ca­rac­te­ri­za a los ita­lia­nos en el mun­do, y a los des­cen­dien­tes de ita­lia­nos en Ar­gen­ti­na, es la tris­te re­a­li­dad de po­se­er en su ár­bol ge­ne­a­ló­gi­co an­ces­tros ma­fio­sos.
Cre­e­mos, con to­da la se­rie­dad po­si­ble, que se tra­ta de una fra­se in­dig­na por par­te de quien rei­vin­di­ca fun­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les.
Es una ma­ni­fes­ta­ción in­co­he­ren­te por par­te de quien li­de­ra a tan­tos des­cen­dien­tes de ita­lia­nos que ads­cri­ben en sus tro­pas mi­li­tan­tes, al­gu­nos de los cua­les han si­do pro­pues­tos co­mo can­di­da­tos a pre­si­den­te.
Es una po­si­ción iló­gi­ca y au­to­des­truc­ti­va, en un pa­ís que en­tre ita­lia­nos y des­cen­dien­tes, cuen­ta con de­ce­nas de mi­llo­nes de elec­to­res.
Cre­e­mos, re­cla­ma­mos, que la afir­ma­ción sea es­tig­ma­ti­za­da con de­ci­sión por las ins­ti­tu­cio­nes que nos agru­pan y nos re­pre­sen­tan.

Comentarios


Noticias Relacionadas
Más de esta categoría

Diario Época

Comentar con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *