Más Noticias

Imaguaré: algo más que un nombre chamamecero

El 5 de julio del 2017 Los de Imaguaré cumplirán 40 años de historia. A lo largo de estos años, han editado 18 discos, el más reciente se titula “Desde la roja sangre”, disco grabado en vivo en Posadas, Misiones. “Recorriendo caminos uno se encuentra con que nadie discute la paternidad de los correntinos sobre el chamamé, pero hoy está en todos lados y sobre todo vive en la región. Por ello a mí me gusta hablar del chamamecero, de la música  y de la región chamamecera. Estos 40 años lo vamos a celebrar en la región, vamos a recorrerla  y vamos a ir a Buenos Aires con esta celebración. Ahora bien, “el hombre propone y Dios dispone”, desliza Julio Cáceres produciendo un silencio casi de invocación religiosa.

¿Cuál es la concepción o el concepto de Imaguaré?
Julio Cáceres: La concepción de Imaguaré es la palabra. Los de Imaguaré es un grupo que nace para hablar, nace para decir, Imaguaré significa antiguo, pero lo que nosotros traemos a colación de ese nombre es la necesidad de explicar por qué antiguo. Nosotros no somos de antes. Nosotros venimos de antes. Nosotros traemos una tradición, tenemos un avío en el corazón y en el alma.
Por todas estas cosas es que al poco tiempo que comienzan los pasos de Imaguaré, Julián Zini escribe el poema troncal de nuestro repertorio. Fue a fines de los 70, cuando Julián Zini escribe “Chamamecero”.

¿Y este peso de la palabra dónde recae, en el amor, en temas sociales, en la amistad, en la familia?
Julio Cáceres: Nosotros nacimos en la década del 70. Por aquellos años había mucha efervescencia ideológica, política y social. Nosotros comenzamos con el padre Julián Zini; éramos los Hijos del Paiubre que duramos hasta el año 1975. Después hice un pausa por unos años.
Tras ese breve hiato, decidí asumir mi compromiso con la cultura. La cultura es el espacio donde todos abrevamos. A los amigos políticos siempre les digo que la cultura es el entero y el partido es la fracción que se separa de ese entero, pero todos abrevamos en la cultura.
Imaguaré arranca bajo un concepto decididamente cultural. Los valores que nutren toda cultura se componen de valores que la afirman y de desvalores que la debilitan, esto lo decían los obispos en el documento de Puebla. Nosotros asumimos recrear y afirmar los valores que nos afirman culturalmente.

¿Qué te ha dado la música y el arte en estos 40 años de Imaguaré?
Julio Cáceres: En primer lugar me dio sorpresa. Siempre digo que yo no busqué la música sino que la música me encontró a mí, la música halló mi corazón dispuesto y desde ahí nunca nos separamos. Ahora bien, nunca pensé, en mis años adolescentes o juvenil que yo sería un músico popular. Nunca lo imaginé. Yo fui a la universidad a estudiar. Soy de una generación difícil a nivel país, a nivel latinoamericano, a nivel de las ideologías, a nivel de los pensamientos. En ese contexto, me encuentro con la propuesta y el proyecto que elaboramos con el padre Julián Zini, que después la consolidé con el Gringo Sheridan en Imaguaré. Esa fue una sorpresa porque yo no pensaba que iba a ser así.

En tu caso Nicolás, ¿cómo es formar parte de Imaguaré siendo hijo de Julio Cáceres?, ¿es una mochila pesada?
Nicolás Cáceres: No diría que es una mochila, por el contrario lo vivo como una linda responsabilidad. Para mí estar en Imaguaré es una parte importante de mi familia. Suelo decir que Imaguaré es como un hermano mayor, es el hijo más grande de papá, está por cumplir 40 años y yo tengo mucho menos. Los de Imaguaré son como ese hermano mayor, siempre estuvo en la familia.
A menudo, cuento que papá a nosotros sus hijos, a la familia entera cuando está reunida, nos habla de la misma forma en que lo hace en la Fiesta Nacional del Chamamé. El habla con las mismas convicciones, con las mismas palabras, con la misma forma. Entonces para mí Julio Cáceres cantante y Julio Cáceres papá son la misma persona. En lo personal es una linda responsabilidad acompañar a Imaguaré y celebrar ahora estos 40 años de historia.
Hace 15 años que lo acompaño desde los escenarios. Además, trabajamos juntos para que este sueño Imaguaré tenga un mayor futuro hacia adelante.

Desde hace algunos años Imaguaré cambió la sonoridad del grupo, a partir de la incorporación del acordeón, ¿se buscó este cambio o fue una necesidad de renovar la propuesta musical?
Julio Cáceres: En principio, nosotros tenemos un respeto profundo por la buena música. Esta la hacen los buenos músicos. No importa el instrumento. En ese sentido, no buscamos nada, con acordeón y con bandoneón buscamos siempre la excelencia musical.
Te cuento una anécdota: nosotros arrancamos solos con el Gringo Sheridan. Nuestro cumpleaños es el 5 de julio, porque un 5 de julio de 1977 vinimos con el Gringo Sheridan a Corrientes. Nuestro propósito fue empezar aquí la tarea de músicos populares. El 5 de julio es el cumpleaños de Mercedes. Los mercedeños tienen un Centro de Residentes Mercedeños acá en Corrientes Capital.
Nosotros llegamos como músicos con el propósito de cantar las cosas que veníamos cantando, referidas al amor, a la familia, a la amistad. En ese momento, fuimos al programa radial de Pampa y Cielo, ahí hicimos la primera presentación de Imaguaré con el Gringo Sheridan tocando acordeón y bandoneón, y un servidor en guitarra y voz.
Entonces, tenemos la convicción de que no es cuestión del instrumento, sino del instrumentista. Cuando hablamos de instrumentista no nos referimos sólo a la suficiencia técnica, ya que además hay que ponerle el corazón. Importa mucho tocar bien, pero importa mucho más tocar con el corazón.

Fuente: Ellitoral.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *