Noticias Pastorales Todo

Huachana: el tesoro escondido del monte

En pleno monte santiagueño, durante los últimos diez días de julio,

la fe y la devoción a la Virgen de Huachana son capaces de transformar un paisaje silencioso en una multitudinaria fiesta que desafía las incomodidades y hasta olvida preguntar la clave de wifi.

Sin servicios básicos como agua corriente o energía eléctrica, la alegría se adueña de aquellos que sienten que no pueden faltar a la cita de acampar y unirse a las celebraciones que reafirman las tradiciones familiares arraigadas en la esencia de cada peregrino llegado no solo de la propia provincia, sino también de Salta, Chaco y Tucumán.

Cada día de la novena alimenta la expectativa y multiplica la alegría, aún cuando muchos de los que se adelantan no podrán quedarse hasta el final. Cada cual sabe que no importa cuanto pueda estar… Lo que importa es estar.

Cada presencia habla de promesa, petición, ahorros o préstamos, amontonamiento en el vehículo conseguido, decisiones de último momento, caminata peregrina de días, polvo, sol y ampollas… Y sobre todo el deseo transformado en convicción: hay que llegar a Huachana.

El acampe convierte al caserío en suelo sagrado. No hay rio, ni mar, ni playa, ni cerro ni montaña para disfrutar. Solo monte… Y en la picada el espacio para contemplar a la Dueña de la Fiesta que no se sabe bien cómo… tiene palabras, gestos y sentimientos para cada uno que al irse promete volver al año siguiente olvidando por completo lo que costó llegar y estar. Y un corazón sereno y descansado que envidiaría el turista del destino más cotizado del mundo.

Huachana es fenómeno, multitud, fiesta, alegría, desafío, solidaridad, servicio y mucho más. Pero sobretodo es la profunda fe sencilla y libre que desconcertaría a cualquier teólogo descubriéndole una nueva bibliografía para investigar.

Es un tesoro escondido que podés encontrar en el norte santiagueño en cualquier momento del año… pero sobretodo alrededor del 31 de julio y al que a pesar de los caminos y las dificultades… si de verdad lo deseas vas a poder llegar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *