Más Noticias

Hallaron a “Guanaco”quien estaba escondido en casa de una mujer

El convicto Juan Eduardo Encinas fue recapturado a nueve días de su fuga de la alcaidía de San Luis del Palmar. La Policía lo sorprendió mientras dormía en un domicilio del capitalino barrio San Antonio Oeste. Su cómplice, Darío Alejandro Beo, había sido detenido antes.


A LA MUJER SE LE INICIÓ UNA CAUSA POR AYUDAR AL PRÓFUGO.

A LA MUJER SE LE INICIÓ UNA CAUSA POR AYUDAR AL PRÓFUGO.

Juan Eduar­do “Gua­na­co” En­ci­nas fue re­cap­tu­ra­do ayer a nue­ve dí­as de su fu­ga de la Uni­dad Pe­ni­ten­cia­ria de San Luis del Pal­mar.
En un me­ga ope­ra­ti­vo po­li­cial lo sor­pren­die­ron mien­tras dor­mía en la ca­sa de una mu­jer, don­de con­si­guió re­fu­gio des­pués de es­tar es­con­di­do en otro lu­gar.
En el ope­ra­ti­vo las au­to­ri­da­des de­mo­ra­ron a dos mu­je­res y a un hom­bre, sos­pe­cha­dos de ser quie­nes el jue­ves 12 de mar­zo ayu­da­ron a En­ci­nas a es­ca­par a ple­na luz del dí­a.
Aque­lla jor­na­da jun­to a él tam­bién hu­yó Da­río Ale­jan­dro Be­o, a quien el vier­nes 13 a la tar­de fue cap­tu­ra­do en un cam­po si­tua­do a unos 15 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal.
Ayer, an­tes del ama­ne­cer, efec­ti­vos de la co­mi­sa­ría Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal de la Uni­dad Re­gio­nal Uno, jun­to a de­tec­ti­ves del Des­ta­ca­men­to San Mar­cos, con el apo­yo de gru­pos es­pe­cia­les, cer­ca­ron la vi­vien­da en ca­lle Los Co­me­chin­go­nes al 2900.
Al mo­men­to de irrum­pir, tan­to “Gua­na­co” co­mo sus acom­pa­ñan­tes es­ta­ban dur­mien­do.
“Te­ní­a­mos la in­for­ma­ción con­fir­ma­da de su pre­sen­cia en ese do­mi­ci­lio; pla­ni­fi­ca­mos la for­ma de pro­ce­der y así es que usa­mos el fac­tor sor­pre­sa”, di­jo a épo­ca una fuen­te po­li­cial que par­ti­ci­pó del alla­na­mien­to.
En­ci­nas es un con­vic­to con­si­de­ra­do co­mo pe­li­gro­so, quien cum­ple con­de­na por un ho­mi­ci­dio.
“No es­ta­ba ar­ma­do, pe­ro era una po­si­bi­li­dad que tra­ta­ra de re­sis­tir­se por eso era fun­da­men­tal no dar­le tiem­po”, in­di­có.
Las per­so­nas que da­ban co­bi­jo a En­ci­nas se­rí­an im­pu­ta­das del de­li­to de en­cu­bri­mien­to.
En el do­mi­ci­lio ha­bía un au­to­mó­vil Che­vro­let Cor­sa blan­co que, po­si­ble­men­te, em­ple­a­ron pa­ra “mo­ver” al fu­gi­ti­vo de una zo­na a otra de la ca­pi­tal.
Se cree que el reo pri­me­ro es­tu­vo ocul­ta­do en una po­pu­lo­sa ba­rria­da. “Lo ras­tre­a­mos en los ba­rrios Co­lom­bia Gra­na­de­ros y el San Mar­cos en los que al­gu­nos da­tos apun­ta­ban a su pa­ra­de­ro”, aña­dió uno de los par­tí­ci­pes de la pes­qui­sa.
Pa­ra huir tan­to En­ci­nas co­mo Beo uti­li­za­ron una es­ca­le­ra de ma­de­ra. Así con­si­guie­ron lle­gar a lo al­to de un mu­ro y des­de allí sal­tar a una ca­sa lin­dan­te a la Uni­dad Pe­ni­ten­cia­ria, en el pue­blo del in­te­rior co­rren­ti­no.
En la ca­lle los es­pe­ra­ban per­so­nas en al me­nos dos mo­to­ci­cle­tas, en las cua­les se ale­ja­ron por ca­mi­nos de tie­rra.
Se­gún da­tos de ve­ci­nos, una mu­jer par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en ese de­li­to a to­das lu­ces “pla­ni­fi­ca­do”.
A los po­cos mi­nu­tos em­pe­za­ron los ras­tri­lla­jes en to­da la zo­na.
Beo no pu­do ir de­ma­sia­do le­jos, ya que el “a­po­yo” se­ría so­la­men­te pa­ra “Gua­na­co”.
Al día si­guien­te Beo fue re­cap­tu­ra­do tras ser vis­to ca­mi­nan­do no muy le­jos de la Ru­ta 5, en un cam­po pri­va­do.
Cuan­do lo de­tu­vie­ron es­ta­ba can­sa­do, con sed y ham­bre ba­jo una tem­pe­ra­tu­ra su­pe­rior a los 40 gra­dos.
Por la eva­sión fue des­pla­za­da la cú­pu­la de esa Uni­dad de­pen­dien­te del Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio Pro­vin­cial.
La cau­sa pa­ra in­ves­ti­gar por­me­no­res y res­pon­sa­bi­li­da­des pro­si­gue con in­ter­ven­ción ju­di­cial.

EPC220320-028F06

Es­ca­pe
Imá­ge­nes a las que tu­vo ac­ce­so épo­ca de los mo­men­tos pos­te­rio­res a la hui­da, per­mi­tie­ron sa­ber que los mal­vi­vien­tes ata­ron dos es­ca­le­ras de ca­mas cu­che­tas con las cua­les hi­cie­ron una de ma­yor al­tu­ra.
Es así que en un des­cui­do del per­so­nal, los su­je­tos fue­ron has­ta una pa­red, su­bie­ron por la es­ca­le­ra y sal­ta­ron.
Del otro la­do, co­mo se in­di­có en edi­cio­nes an­te­rio­res, los ha­bría es­ta­do es­pe­ran­do una mu­jer ves­ti­da de ne­gro que es­ta­ba a bor­do de una mo­to­ci­cle­ta co­lor blan­ca, de ba­ja ci­lin­dra­da.
Se­gún se sos­tu­vo, la cóm­pli­ce es­tá en un ria­cho ubi­ca­do a va­rios me­tros.
Ex­tra­o­fi­cial­men­te se in­di­có que un ve­ci­no ad­vir­tió a la Po­li­cía de mo­vi­mien­tos que sin­tió por los te­chos.
Lue­go de un ope­ra­ti­vo ce­rro­jo, los agen­tes en­con­tra­ron una mo­to­ci­cle­ta, la cual era ro­ba­da ya que te­nía pe­di­do de se­cues­tro des­de el 31 de ma­yo, el que fue emi­ti­do des­de la ciu­dad de Co­rrien­tes.
Asi­mis­mo en el ca­mi­no tam­bién se fue­ron cam­bian­do de ro­pa, ya que se en­con­tra­ron aban­do­na­das pren­das que usa­ban den­tro del pe­nal.

EPC220320-028F07

Da­tos de los de­lin­cuen­tes
Am­bos su­je­tos ha­bí­an si­do con­de­na­dos por dis­tin­tos ca­sos de ho­mi­ci­dio.
Beo tie­ne pri­sión per­pe­tua mien­tras que “Gua­na­co” iba a ser li­be­ra­do es­te año lue­go de cum­plir con su sen­ten­cia.

Comentarios


Noticias Relacionadas
Más de esta categoría

Diario Época

Comentar con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *