Más Noticias

“Escuché como diez disparos”

Lo dijo Ramón Almirón, hermano del fallecido Horacio Giménez, quien pereció tras ser ultimado de varios tiros que habrían sido efectuados por el policía Jonatan Miño (foto), quien se encuentra siendo juzgado para esclarecer su responsabilidad ante el homicidio.


Ayer hu­bo una se­rie de tes­ti­mo­nios im­por­tan­tes en el mar­co del jui­cio por el ho­mi­ci­dio de Ho­ra­cio Gi­mé­nez, ocu­rri­do en ene­ro de 2015, en cos­tas del río Pa­ra­ná, en Der­qui, Em­pe­dra­do, en el cual se en­cuen­tra co­mo acu­sa­do Jo­na­tan Mi­ño, un agen­te po­li­cial.

EPC051019-012F08


Tal vez el más im­por­tan­te de los tes­ti­gos fue Ra­món Al­mi­rón, her­ma­no del fa­lle­ci­do Gi­mé­nez quien, ade­más, fue he­ri­do en el epi­so­dio san­grien­to que ocu­rrió cuan­do és­te y el oc­ci­so fue­ron a pes­car jun­to a un ter­cer hom­bre, y, du­ran­te la tarde-­noche, se en­con­tra­ron con Mi­ño, quien es­ta­ba acom­pa­ña­do de otras dos per­so­nas.
De­be re­cor­dar­se que pri­me­ra­men­te, hu­bo un cru­ce de pa­la­bras en­tre Mi­ño y Gi­mé­nez, cuan­do apa­ren­te­men­te el se­gun­do pa­teó una bo­te­lla con car­na­da que lle­va­ban el po­li­cía y quie­nes lo acom­pa­ña­ban.
Gi­mé­nez y Al­mi­rón, an­tes de és­to, ha­brí­an es­ta­do to­man­do cer­ve­za du­ran­te va­rias ho­ras, has­ta que el sol ba­jó. Lue­go, jun­to al ter­cer hom­bre, de ape­lli­do Sán­chez To­rres, abor­da­ron la ca­no­a. Tras ello se pro­du­jo el pri­mer al­ter­ca­do, en el que pre­sun­ta­men­te Mi­ño ha­bría di­cho que era po­li­cía y que es­ta­ba ar­ma­do.
Más tar­de, los tres vol­vie­ron a en­con­trar­se con el otro ban­do.
En ese sen­ti­do, Al­mi­rón di­jo que Gi­mé­nez fue di­rec­to ha­cia Mi­ño sos­te­nien­do un cin­to, pe­ro, al ver que es­te es­ta­ba ar­ma­do, fue en bus­ca de un ma­che­te que ha­bía en la ca­no­a.
Se­gún Al­mi­rón, al vol­ver Gi­mé­nez ha­cia don­de es­ta­ba Mi­ño, és­te dis­pa­ró e hi­zo que Gi­mé­nez ca­ye­ra he­ri­do, an­te lo cual Al­mi­rón se in­ter­pu­so y fue le­sio­na­do de dos ba­la­zos, uno im­pac­tó en el hom­bro y otro en zo­na del es­tó­ma­go, lo que le de­jó se­cue­las de por vi­da. “Es­cu­ché co­mo diez dis­pa­ros”, sos­tu­vo el tes­ti­go, por lo que se pue­de pre­su­mir que los ti­ros con­ti­nua­ron, a pe­sar de que Gi­mé­nez ya es­ta­ba to­tal­men­te fue­ra de com­ba­te.
Al­mi­rón, ade­más, di­jo que al mo­men­to de in­ter­po­ner­se, co­rrió unos seis u ocho me­tros, por lo que no ha­bía ra­zón pa­ra que si­gan los dis­pa­ros con­tra Gi­mé­nez, pues­to que es­ta­ba ti­ra­do. “Es­ta­ba a un me­tro y me­dio de Mi­ño y des­de ahí re­ci­bió los dis­pa­ros”, sos­tu­vo Al­mi­rón.
De­be re­cor­dar­se que la ver­sión de los alle­ga­dos del acu­sa­do, es que en re­a­li­dad Gi­mé­nez es­ta­ba ar­ma­do con una pis­to­la y que se tra­tó de un en­fren­ta­mien­to de igual a igual.
Al res­pec­to, fuen­tes ofi­cia­les in­di­ca­ron que Mi­ño te­nía una he­ri­da de ar­ma blan­ca, lo que po­dría res­pal­dar la ver­sión del her­ma­no del fa­lle­ci­do: que Gi­mé­nez en re­a­li­dad te­nía un ma­che­te.
En ese sen­ti­do, otro da­to in­te­re­san­te lo apor­tó el tes­ti­go Mar­tín Al­fon­zo, quien re­la­tó que ese día le ven­dió la cer­ve­za a los her­ma­nos, ya que el ter­ce­ro que es­ta­ba con ellos no es­ta­ba be­bien­do. Al­fon­zo con­fir­mó que los dos es­tu­vie­ron in­gi­rien­do be­bi­das des­de ha­cía va­rias ho­ras. Lue­go de es­to, ya en ho­ras de la no­che, cer­ca de las 20, di­jo que lle­ga­ron los he­ri­dos. “So­lo Al­mi­rón me ha­bló, ya que Gi­mé­nez es­ta­ba ca­si sin sig­nos vi­ta­les y el otro no res­pon­dí­a. Al­mi­rón lo­gró de­cir­me: “Me c… a ti­ros en el rí­o”.
Asi­mis­mo, afir­mó que des­pués de que vi­nie­ron la am­bu­lan­cia y el pa­tru­lle­ro po­li­cial, uni­for­ma­dos re­gis­tra­ron la ca­noa fren­te al tes­ti­go, quien sos­tu­vo ha­ber vis­to un ar­ma ca­li­bre 9 mi­lí­me­tros “al la­do o den­tro de una bo­ta blan­ca”. En ese sen­ti­do, di­jo que la Po­li­cí­a, al re­vi­sar el ar­ma, ha­bría in­di­ca­do que to­dos los car­tu­chos es­ta­ban in­tac­tos. Gra­cias a es­ta re­qui­sa, el tes­ti­go su­po so­bre el ar­ma.
Otra de­cla­ra­ción fue la de Víc­tor Fa­cun­do Es­ca­lan­te, quien re­la­tó que él vi­vía cer­ca del si­tio en el que se pro­du­jo el al­ter­ca­do ver­bal en­tre los pro­ta­go­nis­tas, pe­ro no co­no­ce per­so­nal­men­te a nin­gu­no de los in­vo­lu­cra­dos. En ese sen­ti­do, Es­ca­lan­te di­jo que pri­me­ro vió a tres “tu­ris­tas” (re­fi­rién­do­se a fo­rá­ne­os que iban a la zo­na a pes­car de ma­ne­ra de­por­ti­va). Uno era un hom­bre de apro­xi­ma­da­men­te 60 años, otro de al­re­de­dor de 40 y un mu­cha­cho de unos 20. Es­tos eran Mi­ño y com­pa­ñí­a. Agre­gó que vió a los tres cer­ca de la cos­ta del rí­o. De re­pen­te in­di­có que otros dos lle­ga­ron: “u­no fla­qui­to y otro gor­di­to”, sien­do el pri­me­ro Gi­mé­nez y el otro Al­mi­rón.
Así es que con­tó que Gi­mé­nez dis­cu­tió con los otros por la car­na­da que se ha­bía ca­í­do. En ese mo­men­to, pre­sun­ta­men­te, el ma­llo­ne­ro Gi­mé­nez le di­jo al po­li­cí­a: “Sa­cá el ar­ma que te­nés en tu mo­chi­la”, mien­tras que Al­mi­rón in­ten­ta­ba per­sua­dir­lo de ir­se de allí.
Lue­go de es­ta dis­cu­sión, am­bos ban­dos se se­pa­ra­ron, y Es­ca­lan­te di­vi­só que “los tu­ris­tas”, se fue­ron con di­rec­ción al rí­o.
Así las co­sas, el 17 de oc­tu­bre, a las 8, con­ti­nua­rá la au­dien­cia y se pre­vé que el 31 se po­drán re­a­li­zar los ale­ga­tos.

Comentarios


Noticias Relacionadas
Más de esta categoría

Diario Época

Comentar con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *