Opinion

«Es un momento bastante triste»: la respuesta del colectivo LGTBI a la puerta cerrada del Vaticano

El veto de la Congregación para la Doctrina de la Fe a las bendiciones de parejas homosexuales ha caído como un jarro de agua fría entre el colectivo LGTBI cristiano, que ha preferido callar pese a, en privado, lamentar una medida que acaba con las esperanzas de muchos de poder integrar su amor, de alguna manera, en su vida cristiana. «Tendremos que seguir buscando bendiciones a escondidas, o cada uno, en solitario, en lugar de poder acudir con nuestra pareja», apuntan a RD algunos cristianos cercanos a estas asociaciones.

«Es un momento bastante triste» fue, hasta el momento, la única reacción oficial de los grupos cristianos LGTBI, a través de un tweet. Quien sí ha querido analizar la respuesta del dicasterio presidido por monseñor Ladaria ha sido el jesuita James Martin, sj., uno de los mayores expertos en pastoral LGTBI.

Respuesta a los obispos alemanes

En un hilo en sus redes sociales, el religioso norteamericano aventura que el texto «puede ser una respuesta a los comentarios recientes de algunos obispos alemanes que habían manifestado su apertura a tales bendiciones». en preparación para el próximo Camino Sinodal en el país. 

El jesuita James Martin, cura defensor de los LGBT+


Al tiempo, deja claro que un «dubium» no parte de una iniciativa vaticana, sino que se limita a «responder a una pregunta» proveniente de «un obispo individual o de una conferencia de obispos». Distintas fuentes consultadas por RD apuntan a varios obispos alemanes, norteamericanos y polacos, como autores de la pregunta institucional, de obligada respuesta. Martin recuerda que la propuesta de la Conferencia Episcopal alemana para aprobar una bendición especial para estas parejas «fueron ampliamente vistos como la primera oportunidad para los acompañantes de parejas católicas del mismo sexo que habían buscado bendiciones para sus uniones».

Al tiempo, el jesuita llama la atención de que la respuesta de la CDF «sigue a los comentarios del Santo Padre incluidos en la película «Francesco» sobre el apoyo a las protecciones legales para las uniones civiles del mismo sexo, que reflejan algunos de sus comentarios anteriores como Arzobispo de Buenos Aires».

Y concluye, de manera críptica, apuntando que «la Iglesia está llamada a continuar acercándose a las personas LGBTQ, con ‘respeto, compasión y sensibilidad’, como se detalla en el Catecismo, imitando el acercamiento de Jesús a todos aquellos que se sienten marginados. Este alcance es un viaje tanto para la iglesia como para los católicos LGBTQ».

Comentar con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *