Radio Todo

ES DE CHACO: Conmovedora carta de un chico en adopción: «Sueño con ser abogado»

Camilo es un adolescente de 16 años que vive en un hogar de Resistencia, Chaco. Entró por primera vez a una institución para chicas y chicos privados de cuidados parentales cuando tenía 12, y en febrero de 2019 fue declarado en situación de adoptabilidad. Desde entonces, aguarda ansioso encontrar una familia donde poder, según sus palabras, “empezar de nuevo”. Sin embargo, los años fueron pasando y Camilo sigue esperando.

En octubre del año pasado, le informaron sobre la posibilidad de hacer una convocatoria pública con su caso: es decir, un llamado abierto a toda la comunidad para encontrarle una familia. Cualquier persona o pareja que considere que puede asumir la enorme responsabilidad de ahijarlo, puede postularse para ser evaluada. Camilo −su nombre fue cambiado en esta nota para preservar su identidad− se entusiasmó con esa posibilidad y, con el acompañamiento de Elena Velazco, la abogada de niñas, niños y adolescentes que lo asesora, tomó una decisión que sorprendió a varias personas en el Poder Judicial chaqueño: escribirle una carta a la jueza que lleva su expediente. Dice así:

“Ante la posibilidad de recurrir a una convocatoria pública, me gustaría hacer una descripción de mi personalidad, gustos y preferencias para que puedan conocerme: tengo 16 años y estoy cursando el tercero de la escuela secundaria; soy muy tímido, pero cuando entro en confianza soy muy gracioso; me gusta hacer chistes; me gusta escuchar música y andar en bici; mi sueño es ser abogado; soy educado, responsable y colaborativo con las tareas del hogar; me gusta cocinar y hacer ricos chipas; no tengo inconvenientes de formar parte de una familia grande con muchos hermanos, solo me gustaría formar parte de una”.

Así, de un tirón, Camilo se describió y resumió sus expectativas. Hoy vive en un hogar para adolescentes de entre 13 y 18 años, pero antes estaba en otro para niños más pequeños. Sabe que, a medida que el tiempo pasa, las posibilidades de encontrar una familia por medio de la adopción, se achican.

Empezar de nuevo

Velazco pertenece a un equipo de abogadas y abogados especialmente capacitados para asistir a niñas, niños y adolescentes. Son designados por sorteo a través de una lista proporcionada por el Instituto de Derecho de Familias del Consejo de Abogados de la Primera Circunscripción del Chaco y hacen su labor ad honorem. “Cuando me designaron como abogada de Camilo y me entrevisté con él, le expliqué que la finalidad de la audiencia era que ejerciera su derecho a ser oído, le conté sobre la posibilidad de una convocatoria pública y le consulté si estaba interesado en buscar una familia por ese medio”, cuenta Velazco. Eso fue en octubre del año pasado.

ADOPCIÓN: CONOCÉ LOS PRINCIPALES MITOS

Camilo no dudó un segundo. “Dijo que no tenía problema de que sea una mamá y un papá, dos papás, dos mamás, una mamá soltera o una familia grande con muchos hermanos, por ejemplo. Él sólo desea formar parte de una familia. De hecho, cuando la jueza le preguntó qué tipo de familia quería, él respondió: ‘Yo me amoldo’. Por eso surgió la idea de la carta: fuimos a mi estudio y la redactamos”, describe la abogada.

Las convocatorias públicas son la última herramienta con la que cuentan los juzgados cuando en ningún registro de postulantes a guarda adoptiva del país se hayan candidatos para ahijar a chicas y chicos que en general son preadolescentes o adolescentes, forman parte de grupos numerosos de hermanos o tienen alguna discapacidad o problemática de salud. ¿Por qué ocurre esto? Las cifras hablan por sí solas. Según los datos publicados este mes por la Dirección Nacional del Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos (Dnrua), de los 2599 legajos de personas y parejas inscriptas para adoptar, el 87% están dispuestas a recibir a pequeños de hasta tres años, mientras que solamente el 0,08%, a chicas y chicos de más de 15, como Camilo: es decir, de las más de 2000 postulaciones, apenas dos están abiertas a esa posibilidad.

LA ÚNICA POSIBILIDAD NO ES LA ADOPCIÓN: ¿CÓMO INVOLUCRARSE CON LOS CHICOS QUE ESPERAN UNA FAMILIA?

Velazco describe a Camilo como un adolescente con mucho potencial. “Tiene una vida por delante y manifiesta que su historia va a empezar de nuevo con una familia. Piensa mucho en su futuro y tiene muchas expectativas de poder salir adelante”, señala la abogada. Agrega que quienes asuman la responsabilidad de ahijarlo deberán tener un gran compromiso para acompañar al adolescente (que pasó a cuarto año del secundario) en sus sueños, miedos, expectativas: “Todo el tiempo, él dice: ‘Yo busco mi familia’. Y subraya mucho el ‘mí’. Asegura que va a poder superar cualquier barrera en ese contexto, que podrá lograr todo lo que se proponga contando con ese apoyo”.

Camilo está conforme con su carta. Ahora, espera ansioso que, donde sea que esté, su escrito llegue a la familia que tanto espera.

Más información

Cómo postularse a la convocatoria pública de Camilo: comunicarse hasta el 18 de enero al 0362 4453805, y del 19 de enero en adelante al 0362 4453897.

Adoptar no es un acto de solidaridad. La adopción es una institución que nació para garantizar el derecho fundamental de todas las niñas, niños y adolescentes a vivir en una familia. En el especial Quiero una familia de LA NACION podes encontrar desde preguntas frecuentes y los pasos a seguir si estás interesado en inscribirte en un registro de postulantes a guarda adoptiva, hasta las convocatorias públicas que actualmente se encuentran abiertas para niñas, niños y adolescentes de todo el país que esperan tener una familia. Además, en la web de la Dnrua hay una guía sobre la adopción en la Argentina, servicios en línea y se realizan charlas informativas de forma mensual. 

La Nación

#### Radio Sudamericana####

Comentar con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.