Noticias

EN MEDIO DE ROCES CON LAS PETROLERAS: Ratifican la medida: Nación congela el precio de las naftas por 90 días

Forma parte del paquete económico que anunció Mauricio Macri. Se formalizará este jueves a través de una resolución.

El congelamiento del precio de los combustibles por 90 días, que anunció Mauricio Macri como parte del paquete de medidas económicas, fue motivo de idas y vueltas. La resolución que establece las nuevas reglas de juego se iba a publicar este miércoles, pero se aplazó un día para que pueda difundirse tras un acuerdo con las petroleras. En medio de roces con el sector, los detalles se conocerán este jueves, coincidieron varias fuentes oficiales.

La decisión oficial llega después de críticas de las petroleras a lo comunicado por el Gobierno.

“Los combustibles no podrán aumentar por 90 días. Ese congelamiento se extiende al precio del petróleo crudo Brent, que es el precio de referencia que se utiliza en el país. Para el mismo, se considera un dólar de $ 45,19 y un barril a US$ 59”, planteaba el Poder Ejecutivo en la mañana de este miércoles.

Pero ahora quedó condicionado al acuerdo con el sector y no se descarta alguna compensación para las empresas. Una de ellas, que sólo se dedica a la producción, había objetado la decisión oficial por lo bajo.

“La Secretaría de Gobierno de Energía informa que el congelamiento de precios de las naftas que anunció hoy (por el miércoles) el presidente de la Nación se realizará en acuerdo con las empresas”, fue el comunicado que dio a conocer por la noche el Poder Ejecutivo, tras las idas y vueltas con la industria.

Los precios serán retroactivos al 9 de agosto, confirmaron en la Casa Rosada. La imposibilidad de aumentos por parte de las petroleras solo puede ser efectiva por resolución oficial. En caso de no publicarse, las empresas pueden disponer de sus tarifas. Sin embargo, el Gobierno asegura que no habrá margen para las remarcaciones.

El senador Guillermo Pereyra -jefe gremial de los petroleros de Neuquén- se había manifestado en contra de la medida, que consideró como un freno al desarrollo de Vaca Muerta. Además, algunas empresas ya habían dispuesto aumentos en los precios para sus canales mayoristas.

“Si fijan un crudo de US$ 59, con un dólar a $ 45, eso implica que el congelamiento es íntegramente afrontado por el productor de crudo y no por el refinador”, advirtieron en una compañía que produce pero no refina.

YPF y Pan American Energy (en proceso de fusión con Axion) están integradas. Es decir que llevan adelante los negocios de refinación y producción. En cambio, Raizen (la ex Shell) y Puma son sola refinadoras que le compran el petróleo a terceros. En la segunda ya les habían comunicado a algunos productores agropecuarios con los que tienen contrato que les iban a despachar «con aumentos de entre 15% y 20%».

“Se está interviniendo directamente sobre la actividad del no convencional, fijando un precio del barril de petróleo y un dólar a $ 45 cuando el dólar real superó ampliamente los $ 60”, pataleó Pereyra. El gobernador neuquino, Omar Gutiérrez, también manifestó reparos.

Las acciones de YPF cayeron el miércoles un 8,72% en Wall Street. Sin embargo, es dificil determinar si fue como consecuencia del congelamiento de precios o de los problemas económicos argentinos que afectan todos los papeles locales. También hubo un retroceso general del Dow Jones.

La petrolera estatizada está en litigio contra el fondo Burford en tribunales de los Estados Unidos.

“Es complicado establecer precios cuando se desconocen los costos de reposición”, pintaron desde otra cadena de estaciones. “Reglas claras para entender dónde nos movemos”, reclamaron en otra firma.

Los proveedores de las compañías que operan en Vaca Muerta suelen prestar sus servicios dolarizados. En caso que las petroleras no puedan reflejar la devaluación, a las contratistas que trabajan en el yacimiento neuquino se les complicará.

Hasta aquí, la industria energética es una de las más alabadas por Mauricio Macri. Las políticas hacia el sector permitieron revertir el déficit en el intercambio comercial energético que arrastraba casi una década.

Sin embargo, este miércoles por la tarde hubo tensión entre ambas partes. En el sector repetían que las mayores disidencias del Gobierno son con una empresa en particular, que algunos ejecutivos consideran “pequeña” en relación a lo que tendrían que sacrificar YPF, Raizen y Axion, donde se hablaba de una pérdida de US$ 250 millones mensuales si hay congelamiento.

Radio Sudamericana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *