Noticias Itateñas

En el tercer día de la novena estuvieron las comunidades rurales y de las grutas de Itatí

Una fiesta muy particular se vivió en la tercera jornada del novenario a la Virgen de Itatí. Desde la terminal se realizó una procesión hasta la Basílica con las comunidades e imágenes patronales de las capillas y grutas de la parroquia. 
Todas las comunidades rurales y varias de la localidad de Itatí se congregaron frente a la terminal para realizar la procesión hacia el santuario. 
Llegaron las comunidades de la Inmaculada Concepción, de Scorza Cué; San Blas, de La Palmira; Santa Ana, de Yacarey; San Joaquín, de Guayú; Santa Rita de Casia, de Chilecito; y San Antonio de Padua, de Ramada Paso. Además las de Itatí, San José, del barrio Ibiray; el Divino Niño Jesús; la Virgen del Rosario de San Nicolás, desde su capilla; el Sagrado Corazón de Jesús; San Expedito; y San Juan Bautista, del barrio 16 viviendas. 
Acompañaron la marcha el padre predicador de la novena, Gustavo Rofi, el padre Feliciano de los Mozos, el padre Derlis Sosa y el padre rector del santuario, Porfirio Ramírez. 
Al llegar al templo se rezó el santo Rosario y luego, antes del inicio de la Misa, fueron presentadas a la asamblea cada una de las comunidades presentes. 
Iniciada la celebración eucarística arribó a la Basílica un numeroso contingente de la provincia de Catamarca y fueron partícipes de la procesión con la imagen de la Virgen. 
Al concluir se brindó el homenaje a María, a cargo de músicos y bailarines, de las comunidades visitantes, entre ellos el Intendente de Ramada Paso, Pablo Puyol, quien junto a un grupo de músicos cantó los chamamés “Nuestra Señora de Itatí”, “Peregrino de la Esperanza” y “Puerto Tirol”. 
Después en el acceso al santuario se llevó a cabo el compartir fraterno, con las comidas preparadas por los feligreses.

Salud del padre Ortega
Antes de finalizar la celebración, el padre Porfirio Ramírez fdp, informó a los feligreses sobre la salud del padre Pánfilo Ortega Ríos fdp, de 82 años, dos veces rector del santuario de Itatí, quien fue llevado a Buenos Aires para seguir con el tratamiento médico, lo que fue consensuado por él y las autoridades de la congregación religiosa. «Evoluciona bien», dijo el padre Ramírez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *