Deportes Más Noticias

“El fútbol queda en un segundo plano”

El volante de Estudiantes de Río Cuarto, Maximiliano Zbrun, se refirió a que la prioridad es el tema sanitario en estos momentos y vive con incertidumbre sobre el futuro del torneo. Como él, muchos otros colegas suyos hablaron de este momento que viven.


Tras los ru­mo­res so­bre la po­si­bi­li­dad de que Atlan­ta y San Mar­tín de Tu­cu­mán se­an los as­cen­di­dos en el tor­neo de Pri­me­ra Na­cio­nal, Ma­xi­mi­lia­no Zbrun se re­fi­rió a es­te te­ma, en una no­ta en el pro­gra­ma “Ac­ción De­por­ti­va” de ra­dio Río Cuar­to, y to­do lo que con­lle­va el pa­ra­te por la cua­ren­te­na tras de­cla­rar­se pan­de­mia en COVID-­19.
El vo­lan­te ma­ni­fes­tó que “hoy la im­por­tan­cia pa­sa por otro la­do, ya que el fút­bol que­da en un se­gun­do pla­no”. Y agre­gó: “Es­ta­mos vi­vien­do co­sas muy im­por­tan­tes co­mo so­cie­dad. Ob­via­men­te co­mo pro­fe­sio­na­les tra­ta­mos de lle­var día a día una ru­ti­na pa­ra que cuan­do se vuel­va a ju­gar no es­te­mos fue­ra de es­ta­do. Re­al­men­te la ca­be­za es­tá pues­ta en una pro­ble­má­ti­ca y ha­cer las co­sas bien lo an­tes po­si­ble”.
Ade­más, Zbrun con­tó que vi­ve con “in­cer­ti­dum­bre” so­bre el fu­tu­ro del tor­ne­o. El ju­ga­dor des­ta­có cuál es su es­pe­ran­za: “Que se so­lu­cio­ne rá­pi­do y el pa­ís vuel­va a an­dar. Sa­be­mos que no es una si­tua­ción di­fí­cil, ra­ra por­que no se sa­be qué pa­sa­rá. Con el co­rrer de los dí­as to­do es­ta­rá más cla­ro”.

SDP270320-013F04

“Con an­gus­tia, pe­ro con cal­ma”
Ni­co­lás Ca­na­ves­sio, con pa­sa­do en Atlé­ti­co Ra­fa­e­la, jue­ga ac­tual­men­te en Ita­lia, el pa­ís más afec­ta­do por el co­ro­na­vi­rus. “Las me­di­das rí­gi­das se to­ma­ron muy tar­de”, dis­pa­ró.
Los ca­sos au­men­tan en to­do el mun­do y la si­tua­ción ca­da vez es más pre­o­cu­pan­te. Ar­gen­ti­na, des­de ha­ce se­ma­nas ya es­tá en es­ta­do de aler­ta pa­ra que el sis­te­ma de sa­lud no co­lap­se. Uno de los pa­í­ses a los que se les fue de las ma­nos fue a Ita­lia, que con­ti­nua­men­te es­tán rom­pien­do ré­cords de in­fec­ta­dos y de muer­tes.
Ni­co­lás Ca­na­ves­sio es un fut­bo­lis­ta del as­cen­so ita­lia­no que jue­ga en el Ma­ce­ra­te­se. El de­fen­sor, de 26 años, con­tó el pre­sen­te del pa­ís del vie­jo con­ti­nen­te: “La si­tua­ción es muy com­ple­ja. Día a dí­a, uno tra­ta de es­pe­rar bue­nos re­sul­ta­dos, pe­ro ca­da vez es más pre­o­cu­pan­te por có­mo se si­guen au­men­tan­do los ca­sos y las muer­tes. La pro­pa­ga­ción es­tá en al­za y no hay me­jo­ras. Se es­tá vi­vien­do con mu­cha an­gus­tia, pe­ro a la vez con cal­ma y ha­cien­do lo que pi­den los que sa­ben. El mie­do que el vi­rus te lle­gue, es­tá”.
Ade­más, el ex Atlé­ti­co de Ra­fa­e­la opi­nó so­bre por qué Ita­lia es uno de los te­rri­to­rios más afec­ta­dos: “Es el pa­ís nú­me­ro uno en cuan­to a re­ci­bi­mien­to de tu­ris­tas. To­do el mun­do que vie­ne a Eu­ro­pa, siem­pre pa­sa por acá”.
Tam­bién, tras la de­sin­for­ma­ción del nue­vo vi­rus, el go­bier­no siem­pre lo mi­ni­mi­zó y pen­só que se con­tro­la­ba, ade­más de que hu­bo irres­pon­sa­bi­li­dad de la po­bla­ción. Las me­di­das rí­gi­das se to­ma­ron muy tar­de. Re­cién, cuan­do ya ha­bía 17.000 afec­ta­dos y 2000 muer­tes. Por suer­te, el es­ta­do ar­gen­ti­no, rá­pi­da­men­te, to­mó las mis­mas pre­ven­cio­nes que Ita­lia con so­lo 70 ca­sos y dos fa­lle­ci­mien­tos. Eso es un pun­to a fa­vor y es­pe­ro que en Ar­gen­ti­na se res­pe­te”.
El fut­bo­lis­ta na­ci­do en Ben Hur vi­ve en Ma­ce­ra­ta, zo­na cén­tri­ca de Ita­lia: “En mi pue­blo ya lle­gó el vi­rus y se es­tá pro­pa­gan­do. Gra­cias a Dios, en los úl­ti­mos dí­as, la gen­te de mi ciu­dad to­mó cons­cien­cia y de­jó de sa­lir a co­rrer, de pa­se­ar al pe­rro. En te­o­rí­a, la cua­ren­te­na ter­mi­na el 3 de abril, pe­ro no sig­ni­fi­ca que vuel­va to­do a la nor­ma­li­dad. Creo que se va a pac­tar una nue­va fe­cha, por­que las co­sas si­guen em­pe­o­ran­do”.
Can­na­ves­sio, con pa­sa­do en Cen­tral Nor­te de Sal­ta, ade­más de agra­de­cer a los doc­to­res, ha­bla del sis­te­ma de sa­lud: “Ya es­tá al 100% de su ca­pa­ci­dad, pe­ro no sig­ni­fi­ca que ha­ya ven­ci­do a los mé­di­cos. Se es­tá so­bre­lle­van­do co­mo se pue­de. Día a dí­a, hay mu­chos más in­fec­ta­dos, pe­ro tam­bién día a día hay gen­te re­cu­pe­ra­da. Te­ne­mos que de­cir las co­sas bue­nas, por­que eso sig­ni­fi­ca que hay mu­chas per­so­nas que sa­len de es­to. Los res­pi­ra­do­res no so­bran, pe­ro se si­guen com­pran­do más y los que pue­den, co­la­bo­ran con el sis­te­ma sa­ni­ta­rio”. En ca­sos an­gus­tian­tes co­mo lo es el co­ro­na­vi­rus, uno siem­pre quie­re es­tar cer­ca de sus se­res que­ri­dos pa­ra afron­tar­lo jun­tos: “En es­ta si­tua­ción es don­de más ex­tra­ñas tu ca­sa, tu fa­mi­lia y a tus ami­gos. Ade­más, ellos no es­tán exen­tos de es­to, por­que en Ar­gen­ti­na, tam­bién es­tá avan­zan­do y lo úni­co que te que­da es man­dar fuer­zas y áni­mos. Es­tas son co­sas que van for­man­do la men­te de una per­so­na, pe­ro sé que si so­bre­pa­sa­mos es­te mo­men­to, sal­dre­mos más for­ta­le­ci­dos”.
“E­ra ne­ce­sa­rio el pa­ra­te”
Exe­quiel Na­re­se, re­fe­ren­te de Agro­pe­cua­rio, ha­bló de la in­te­rrup­ción de la ac­ti­vi­dad, se re­fi­rió a sus cre­en­cias re­li­gio­sas.
El fút­bol en­tró en un im­pas­se en el te­rri­to­rio ar­gen­ti­no y la cua­ren­te­na se adue­ñó de la es­ce­na. De­bi­do al bro­te del co­ro­na­vi­rus, to­dos los plan­te­les se en­cuen­tran sin ac­ti­vi­dad gru­pal y uno de ellos es el equi­po de Car­los Ca­sa­res, don­de su ca­pi­tán Exe­quiel Na­re­se, ha­bló y di­jo: “El pa­ra­te en el fút­bol era ne­ce­sa­rio y creo que se hi­zo en el mo­men­to jus­to.
Es­ta­mos vi­vien­do un tiem­po es­pe­cial en la cual te­ne­mos que em­pe­zar a va­lo­rar otras co­sas. Co­mo bien di­jo el pre­si­den­te, el fút­bol pue­de es­pe­rar”, ma­ni­fes­tó el la­te­ral de­re­cho.
Con el fin de no per­der rit­mo de com­pe­ten­cia, Na­re­se si­gue los pa­sos del en­tre­na­mien­to in­di­vi­dual brin­da­do por el pre­pa­ra­dor fí­si­co del club: “En lo in­di­vi­dual si­go en­tre­nan­do to­dos los dí­as en mi ca­sa con las he­rra­mien­tas y el es­pa­cio que dis­pon­go. Tra­ba­ja­mos de es­to y siem­pre te­ne­mos que es­tar pre­pa­ra­do aun sin sa­ber la fe­cha de rei­ni­cio. Aho­ra es cuan­do más se ve el pro­fe­sio­na­lis­mo de ca­da ju­ga­dor”.
Por otra par­te, el de­fen­sor tam­bién es muy afe­rra­do a la re­li­gión y así se ex­pre­só so­bre ello: “Con res­pec­to a mis cre­en­cias, mi men­sa­je es que don­de el hom­bre hu­ma­no ya no pue­de ha­cer na­da só­lo Dios lo pue­de ha­cer. El hom­bre cre­ía que te­nía el con­trol del to­do, pe­ro lle­ga­mos a un lí­mi­te. Creo que es tiem­po de vol­ver­nos a Dios que to­do lo que es­ta­mos vi­vien­do sir­va pa­ra dar­nos cuen­ta que ne­ce­si­ta­mos de un Dios so­bre­na­tu­ral”.
Y com­ple­tó: “Dios no es una re­li­gión, es cre­er, es te­ner fe. Eso es lo que prac­ti­co.
“Es una si­tua­ción di­fí­cil y úni­ca”
La pro­pa­ga­ción del co­ro­na­vi­rus, la de­cla­ra­ción de la pan­de­mia, la pri­me­ra de­ci­sión de ju­gar fút­bol a puer­tas ce­rra­das, lue­go el ce­se to­tal y la cua­ren­te­na. Una com­bi­na­ción que, ade­más de afec­tar la nor­ma ru­ti­na de la so­cie­dad, fue una da­ga pa­ra las eco­nó­mi­cas del fút­bol. Así lo ex­pli­có Ser­gio Vi­lle­lla có­mo vi­ve es­te par­ti­cu­lar mo­men­to su club Bel­gra­no de Cór­do­ba.
En pri­mer tér­mi­no, el vi­ce­pre­si­den­te de la ins­ti­tu­ción cor­do­be­sa se re­fi­rió a los ru­mo­res que cir­cu­lan so­bre una po­si­bi­li­dad que el tor­neo fi­na­li­ce y se le otor­guen los as­cen­sos a Atlan­ta y San Mar­tín de Tu­cu­mán, lí­de­res de ca­da una de las zo­nas. “Es­pe­cu­lar con es­to es ha­cer fu­tu­ro­lo­gí­a, la vuel­ta pue­de dar­se en abril o ma­yo, hay que sen­tar­se con to­da la di­vi­sio­nal. Lo úni­co ofi­cial es la vuel­ta a la ac­ti­vi­dad, has­ta el mo­men­to el 1 de abril, el res­to son ru­mo­res”. Y aña­dió: “Es­ta­mos en con­tac­to me­dian­te chat con el res­to de los di­ri­gen­tes de la ca­te­go­rí­a”.
¿Có­mo ha­rá Bel­gra­no con la cuo­ta so­cial o de ín­do­le eco­nó­mi­ca?
Es una si­tua­ción di­fí­cil y úni­ca. No de­fi­ni­mos na­da. Por ejem­plo en la cuo­ta so­cial mu­chos de los so­cios tie­ne dé­bi­to au­to­má­ti­co, ade­más es su­ma­men­te cum­pli­dor, más allá que sea una exi­gen­cia pa­ra in­gre­sar a la can­cha.
Es­ta­mos en el pro­ce­so de co­bran­za, de­trás de un di­ne­ro que nos adeu­da Ri­ver que se­gu­ra­men­te se can­ce­la­rá.
El pro­ble­ma va a ser de abril pa­ra ade­lan­te por­que se nos com­pli­ca­rá to­da, si la te­le­vi­sión abo­na­rá su ca­non men­sual.
Com­pa­ra­ti­va­men­te con lo que es­tá su­ce­dien­do en Eu­ro­pa, ¿ca­be la po­si­bi­li­dad de ha­blar con el plan­tel pa­ra pe­dir­le so­li­da­ri­dad?
Lle­ga­do el mo­men­to va­mos a te­ner que ha­blar con to­do el mun­do, tan­to pro­ve­e­do­res co­mo los pa­gos. No me quie­ro ade­lan­tar, pe­ro se­gu­ra­men­te to­ma­re­mos to­das las me­di­das y las más jus­tas po­si­bles. Es­ta­mos más pen­dien­tes si se am­plía o no la cua­ren­te­na o en la sa­lud de to­dos.
¿Es­te di­ne­ro de Ri­ver es re­la­cio­na­do con Ma­tí­as Suá­rez?
Sí, es­ta­ba es­ti­pu­la­do. A fi­nes de fe­bre­ro hi­cie­ron un pa­go par­cial. Ellos tam­bién es­pe­ran un pa­go, se cor­ta la ca­de­na de pa­go y no por la vo­lun­tad de los di­ri­gen­tes.
Una de las no­ti­cias más im­por­tan­tes en Bel­gra­no en la jor­na­da de ayer fue que se con­fir­mó la pos­ter­ga­ción de las elec­cio­nes es­ti­pu­la­da pa­ra fi­nes de abril. “Le­gal­men­te te­ne­mos to­do lis­to pa­ra ha­cer las pre­sen­ta­cio­nes se­gún mar­ca el es­ta­tu­to”.

Comentarios


Noticias Relacionadas
Más de esta categoría

Diario Época

Comentar con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *