Más Noticias de Paraguay

El debate que es urgente en educación

Hace unos años, antes de la pandemia, un temporal destrozó gran parte de una escuela pública de Ñemby. En el sector de la estructura que no fue dañada, un cartel elaborado por niños y niñas del tercer grado decía: “Siempre hay que hablar de lo que duele”.

Uno de los temas urgentes en el sector y de lo que muchos no quieren hablar –otros hacen lobby para no hacerlo– es la educación integral de la sexualidad (EIS).

Pero es urgente y necesario hablar de este tema. Lastimosamente, en esto que llaman proyecto de Transformación Educativa quienes nos gobiernan decidieron omitir la cuestión, pese a los reclamos de los mismos que exigen que se incluya en los programas del MEC. Es un tabú del que nadie quiere hablar ni hacerse cargo, pero los expertos siempre explican que la EIS es fundamental para prevenir el sexo precoz, las enfermedades de transmisión sexual, el abuso infantil y los embarazos no deseados.

Agregan los chicos y chicas de la Unión Nacional de Centros de Estudiantes (Unepy) que este programa no es solo estudiantes sobre sexualidad, sino que, al ser integral, propone el cuidado de la integridad personal y de los otros, la de todos. Los jóvenes, que son en su mayoría del interior, reiteraron su reclamo acerca de promulgar un protocolo contra casos de abuso en las escuelas y colegios. Piden este protocolo desde el 2018. Critican el protocolo actual del MEC apuntando a que no busca prevenir los hechos de este tipo, más bien se trata de un manual de procedimiento cuando los casos ya se produjeron. “El protocolo que exigimos sí es contra los abusos sexuales infantiles”, aseguran.

Son 1.579 denuncias de violencia sexual hacia la niñez y la adolescencia solo el año pasado. El Ministerio de la Niñez y la Adolescencia registra 3 denuncias de este tipo por día.

El MEC cuenta en sus registros 9 casos de abuso sexual en las escuelas durante todo el 2021. En este curso lectivo, ya van 20 casos en las instituciones educativas, según los datos oficiales. Pero los que ocupan altos cargos públicos en educación tampoco están interesados en el tema. El ex ministro Enrique Riera, cuyo jefe de Gabinete es el actual titular de la cartera, Nicolás Zárate (quien manifestó abiertamente su admiración hacia Stroessner), promulgó una resolución que sigue vigente y que plantea no utilizar la teoría de género en ninguno de los programas de todos los niveles educativos.

Creo que la EIS también es educación para la democracia, que es la educación que nos merecemos ante tanto autoritarismo vigente. No dejan pensar, no dejan crecer, no dejan mirar, dice la letra de una canción. Tres frases lapidarias que muestran el rostro actual de nuestro sistema educativo, como si la letra fuera compuesta para los Zárate, los Riera o los Brunetti.

Hablando de autoritarismo, cabe mencionar el manejo de los colegios privados en general, principalmente cuando se dan los sucesos más graves, como el que nos horrorizó a todos este viernes. Se pasan por encima el derecho de nuestras infancias de acceder a una educación segura y de calidad. El lenguaje del comunicado del colegio donde se denuncia el abuso dice mucho. Palabras como “incivismo”, “minoría” o “publicidad” son utilizadas para condenar la protesta de las familias de su comunidad, que solo piden justicia y no más abusos sexuales infantiles en las escuelas.

La propia Fiscalía y el MEC critican el actuar del colegio, reclamando que no dieron acceso a las cámaras y que no aplicaron los protocolos vigentes para proteger a los niños.

Es el típico mensaje donde los propietarios de estos locales arremeten contra la supuesta buena reputación y buenas costumbres cuando alguien se anima a alzar la voz contra las injusticias.

Considerando el contexto, es demasiado gravitante plantearnos qué educación es la que queremos como sociedad. Recordemos que debemos también invertir el 7% del PIB para las escuelas públicas.

Que las escuelas públicas sean de calidad, con una educación con enfoque en los derechos humanos, para la democracia y laica.

Comentar con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.