Noticias Itateñas

El 6 de septiembre llegará a Itatí la 85° peregrinación de la Virgen del Rosario

La tradicional peregrinación iniciada por monseñor Isidro Blanco Vega cumple 85 años y llegará el próximo viernes 6 de septiembre para celebrar, el día 8, la fiesta de la Natividad de la Virgen María. 
En la madrugada del 5 de septiembre partirá, desde la ciudad de Corrientes, la 85° peregrinación a pie de la Sociedad de Peregrinos de la Virgen del Rosario. 
Itatí los recibirá el viernes 6 de septiembre, para celebrar el 8 la fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María. 
Los peregrinos caminarán a la casa de María de Itatí con el lema “Misioneros Peregrinos, por María”. 
Como es tradicional, familias enteras volverán a manifestar la devoción a la Patrona de Corrientes. El jueves 5 a las 2 de la madrugada, se oficiará la misa de envío en el santuario de la Santísima Cruz de los Milagros y después los peregrinos iniciarán su marcha hacia Itatí. 
Por la noche descansarán en la capilla de la Virgen del Rosario en Ensenada Grande y el viernes 6 retomarán la marcha, estando previsto el ingreso a Itatí alrededor de las 17:30. Unas cuadras antes de la Basílica será el encuentro con la imagen peregrina de María de Itatí. 
El 8 participarán de la fiesta de la Natividad de la Virgen María y el 9 regresarán, nuevamente a pie, hacia la ciudad Capital. 
«Con todo el polvo de los caminos” 
Monseñor Isidro Blanco Vega inició esta peregrinación en 1934. Cuando él era un niño acosado por una enfermedad, su madre Francisca lo llevó al altar de la Virgen de Itatí y le entregó a cambio de salud. 
Isidro, muy joven decide ser sacerdote, y esta vez estando su mamá enferma organiza en 1934 una peregrinación a pie desde Corrientes a Itatí pidiendo por la salud de ella y eligió un día muy especial, la fecha del natalicio de la Virgen María, el 8 de septiembre. 
Desde entonces y hasta nuestros días, cientos de familias siguen manteniendo viva esta manifestación de fe, que se destaca porque a la imagen de la Virgen del Rosario, se la traslada únicamente en andas sobre los hombros de sus fieles, y el ingreso al santuario lo realizan de rodillas hasta el presbiterio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *