Más Noticias Opinion

Cómo generar hormonas de la felicidad

Siento que hoy el mundo tiene un candado, no podemos salir; el vivir encerrados, en el círculo íntimo de la familia trae aparejado una serie de sensaciones y vivencias raras no comunes, pareciera que estamos viviendo en una película.


veronicaTodo será diferente después de pasar esta pandemia del coronavirus, pero mientras tanto ¿cómo lo vivimos?

Me puse a reflexionar en este universo emocional en el que me encuentro y en el cual todo lo miro bajo esos anteojos resilientes, solo resuena una sola pregunta ¿cómo se puede ayudar en este momento? No da igual quedarme en mi casa limpiando, cocinando, haciendo vivos de cocina, de clases de yoga y de baile para tratar de alegrar a mi audiencia.
Siento que necesitamos reflexionar, para eso es preciso aprender, leer, conocer que sucede con mi vida personal, si yo no estoy bien y centrada no puedo dar nada.
Vacaciones para el Alma:
Soy católica apostólica romana y practico mi religión, esto es mi testimonio porque siento que es mucho más fácil entender cuándo uno habla desde la experiencia de vida sumado a los conceptos académicos y estudios científicos. Dar cátedras leyendo libros es fácil pero lo que conmueve, es la historia real de vida, cuando uno ve la transformación.
Una vez viví una situación de estrés extremo, me tocaba dirigir el voluntariado del hospital de niños del sector de Oncología Infantil, daba mi vida entera en ese momento a esa actividad, lo hacía como una acción resiliente, ya que estaba atravesando un divorcio con cuatro hijos pequeños, una situación extremadamente dolorosa para mí, así fue como apacigüe mi dolor dando amor a los que ni siquiera conocía. Después de muchos años de trabajo, el director un día nos echó del hospital, sin causa aparente, situación injusta acompañada de pegatinas, de carteles en las paredes con la inscripción: “Prohibida la entrada a…” con mi nombre y con el de la Fundación. Los empleados de la salud, que nos adoraban porque fue increíble el trabajo que hicimos allí, me llamaban para preguntar qué había pasado, nadie entendía.
La Fundación junto a la gran familia que habíamos formado no logramos entenderlo y decidimos no entablar acciones legarles. Yo me creía fuerte, sentía que esta fuerza nunca se acabaría. Pero mi dolor fue tanto que caí en un pico de estrés en la cama con medicación. Sentí que Dios me dijo “ahora te quiero quieta aquí”. En ese momento apareció mi tía Toia, quien me llevo a un Retiro Espiritual Ignaciano de Silencio Cerrado, una semana sin hablar. El único contacto era con Dios. Aprendí muchas cosas allí, fue como ir a terapia psicológica 20 años de tu vida (de hecho, me analicé 10 años, lo cual me ayudó a ser lo que hoy soy).
Mi guía espiritual a quien agradezco de tenerlo hasta hoy en día, el Padre Salvador, me enseñó algo que me quedó grabado y quiero compartirlo: así como dejamos un tiempo para ir de vacaciones porque es necesario para cualquier ser humano, como lo están las vacaciones para los estudiantes, también están para los trabajadores, estipulada por ley, llegamos a la conclusión de que es saludable y los seres humanos necesitamos vacaciones. Es necesario tomarse “vacaciones para el alma”.
Recién ahí comprendí que Dios me había tomado de sus manos y me había llevado a tomar mis vacaciones junto a él. Hablé con el lenguaje del alma, conocí personas sin hablar, solo con sentir sus vibraciones. Es que el lenguaje del amor es diferente, solo se necesita conexión y sentir más allá de lo cotidiano y aparente. Así como hoy estamos aislados sin poder tocarnos, es necesario aprender a desarrollar esta conexión de alma a alma, aprender a sonreír con el alma sin que se vea la sonrisa, porque hoy está tapada la cara con el bendito barbijo que nos protege y da vida.
Es por esto que quiero que tomemos conciencia sobre lo importante que es tomar en serio estas vacaciones del alma, aprovechar y trabajar en nuestro interior, sobre las prioridades de nuestra vida.

“Un nuevo orden mundial no es cosa de ajustes económicos o políticos, sino una reorientación motivacional”, Dalai Lama.

“Un nuevo orden mundial no es cosa de ajustes económicos o políticos, sino una reorientación motivacional”, Dalai Lama.

Lo urgente versus lo necesario
Veníamos viviendo un mundo en el que lo urgente estaba por encima de lo importante, si la urgencia esa cualidad asociada al tiempo, específicamente no tener tiempo para cumplir con las fechas límites o con eso que hasta nosotros mismos nos imponíamos como obligaciones; sin embargo, lo importante es una cualidad asociada a las consecuencias. Una tarea aumenta su importancia si las consecuencias de fracasar en ella también aumentan. En otras palabras, una tarea es importante sólo si las consecuencias que sufriremos al no hacerla son graves. Que es necesario para hoy en día en mi vida.
La cuarentena en la primer semana fue fácil, lo tomamos como de descanso, ahora que se vive en incertidumbre esperando eso que dicen lo peor, escuchando las noticias de qué país va liderando la lista de contagiados, qué rey ha contraído la enfermedad… sabemos que este virus invisible arrasa con todo y se mete en cualquier organismo sin avisar, y sin saber cómo curarlo, lo cual nos hace sentir miedo.
Se había perdido valores, la costumbre hasta de comer en familia, se había perdido el contacto íntimo, no sabíamos ni siquiera cuál era el deseo más soñado de mi madre, el sueño de mi padre, su sentir, ¿mis abuelos de donde llegaron, alguna vez te lo has preguntado?
Hoy nos sobra tiempo, miramos todas las series que existen, nos duele el cuello por el celular, inventamos juegos, charlas, actividades para pasar las horas, pero la angustia junto con el miedo, no se va, aparece como fantasma en forma de incertidumbre, es que en la privación de la libertad en la que vivimos dentro este contexto de encierro, nos sentimos atrapados sin escapatoria ante estos estados emocionales deprimentes. Creo que ningún ser humano se escapa de ellos en estos momentos en que todo el planeta se encuentra ante el virus, nos vienen a visitar repentinamente sin tocar la puerta. Y hoy te vengo a compartir la fórmula mágica de ese antídoto que existe en cada ser humano para que pueda fabricar felicidad intrínsecamente. Antes vamos a definir esa palabra que todos buscamos

¿Qué es la felicidad?
Antes de saber cuál es la hormona de la felicidad, es importante conocer brevemente qué es la felicidad. La felicidad es objeto de estudio de la filosofía desde la antigüedad. Diversidad de pensadores y pensadoras han intentado generar una definición universal de este concepto, así como establecer los aspectos característicos de la felicidad. Sin embargo, actualmente se concibe la felicidad como una emoción subjetiva y relativa, también se reconoce que la cultura y la sociedad tienen un gran peso en la idea de felicidad que desarrollamos las personas. Desde la psicología, la felicidad es una emoción positiva, un estado emocional positivo relacionado con la satisfacción, motivación y la consecución de metas y objetivos. Se trata de un bienestar subjetivo, que tiene una gran influencia sobre nuestros pensamientos, actitudes y conductas. La psicología positiva incide en la idea de que la felicidad es el resultado del conjunto de actividades positivas y emociones positivas, tales como alegría y tranquilidad.

¿Cuál es la hormona de la felicidad?
La felicidad también puede analizarse desde un punto de vista biológico. Desde la biología, la felicidad es la actividad cerebral fluida que estimula de forma positiva el sistema límbico, la parte del cerebro que se relaciona con los estados emocionales. En nuestro cuerpo, además, poseemos sustancias químicas ligadas a un estado emocional positivo.
El nombre de la hormona de la felicidad es serotonina. La serotonina (5-HT) es una sustancia química que produce nuestro cuerpo de forma natural tanto en el cerebro como en los intestinos. Es un neurotransmisor, lo que quiere decir que posibilita la conexión entre neuronas, influyendo así en la actividad de nuestro sistema nervioso central. Se considera un neurotransmisor hormonal, ya que no solo actúa en el cerebro, sino también en otras regiones corporales. Esta sustancia juega un papel en la regulación del estado de ánimo, esencialmente en el bienestar psicológico y el equilibrio de las emociones. Es por ello que es comúnmente apodada como la hormona de la felicidad.

foto 2

Serotonina hormona de la felicidad
La serotonina resulta fundamental en la regulación del estado de ánimo y las emociones, ya que es capaz de generar las reacciones químicas necesarias para incrementar nuestros niveles de bienestar. Asimismo, ayuda a afrontar el estrés y las exigencias del día a día. El aumento de esta sustancia química en nuestro organismo, genera casi automáticamente sensaciones de bienestar, relajación y positivismo. Es por ello que cantidades normales o equilibradas de serotonina en nuestro organismo producen beneficios en nuestra salud emocional y promueven el equilibrio psicológico.
La serotonina facilita la regulación de la ansiedad, la angustia y la agresividad, así como es una gran aliada para combatir los estados de tristeza y de irritabilidad. Sin embargo, un desequilibrio en esta sustancia puede conducir a experimentar malestar, enfado, tristeza, entre otros. Niveles significativamente bajos de esta sustancia se relacionan directamente con la depresión. La relación entre la serotonina y la depresión es compleja; ya que el déficit de esta sustancia debido a la baja producción de esta por el cerebro, conduce a este trastorno del estado de ánimo, mientras que el desarrollo de un trastorno depresivo a causa de algún factor externo conlleva la disminución de los niveles de serotonina en nuestro organismo.
Los déficits de serotonina también se han asociado a estados agresivos, ansiedad y al trastorno obsesivo compulsivo (TOC). De hecho, la farmacología mayoritariamente empleada para ayudar en el tratamiento psicológico de esta sintomatología y patologías, son los antidepresivos ISRS, que bloquean la recaptación de la serotonina para aumentar su cantidad y disponibilidad en el cerebro, con el objetivo de mejorar el estado anímico. El abuso de antidepresivos puede producir un exceso de serotonina, por lo que aparecen síntomas de nerviosismo y agitación.
La serotonina, además de su función en la regulación emocional y su relación con la felicidad, posee otras funciones como la regulación del sueño, de la función intestinal, de la temperatura corporal, del apetito, de la función sexual y de la coagulación.
Cómo activar la hormona de la felicidad
Como hemos visto, la serotonina tiene un gran papel en la regulación de las emociones. Para aumentar los beneficios psicológicos de esta sustancia, podemos incrementar sus niveles de forma natural ¿Cómo activar la hormona de la felicidad? De las siguientes formas:
1. Hormona de la felicidad y deporte.
Se puede activar la hormona de la felicidad realizando ejercicio físico regularmente. El ejercicio físico tiene beneficios antidepresivos, además de aumentar los niveles de serotonina en el cerebro, promoviendo las sensaciones de bienestar. Además de la serotonina, el ejercicio favorece la liberación de endorfinas, relacionadas con el placer y la serenidad, así como es positivo para nuestra salud física y estado del organismo. En este artículo encontrarás cómo liberar endorfinas.
2. Hormona de la felicidad y alimentos.
Es posible activar la hormona de la felicidad a través de la alimentación rica en triptófano, ya que la serotonina se produce gracias al triptófano, una sustancia que se encuentra en diversos alimentos. Por lo tanto, el consumo de alimentos que contienen triptófano facilitan la producción natural de serotonina. Algunos de estos alimentos son: pollo y pavo, pescado azul, nueces y otros frutos secos, legumbres, queso, chocolate negro, calabaza, espinacas, entre otros.
3. Intentando reducir los niveles de estrés.
Los niveles altos de estrés disminuyen los de serotonina. La práctica de ejercicios de respiración y relajación pueden ayudar en el control del estrés, así como acudir a terapia psicológica si fuera necesario.
4. Durmiendo las horas necesarias.
El exceso o falta de sueño tienen una influencia negativa en los niveles de serotonina. Los niveles de esta sustancia se restablecen durante el descanso, por lo que una buena higiene del sueño es importante para nuestro bienestar psicológico. Además, la falta de sueño aumenta los niveles de estrés.
5. Buscando la luz solar.
Otra sustancia que tiene un efecto en la producción de la hormona de la felicidad es la vitamina D. Esta vitamina aumenta con la exposición solar. La realización de actividades al aire libre o los espacios con luz natural son beneficiosos para el equilibrio emocional.
6. Evitando el exceso de cafeína.
El café y otras bebidas estimulantes en exceso aumentan las hormonas relacionadas con el estrés y la excitación nerviosa, la adrenalina y el cortisol. Estas hormonas del estrés dificultan la producción de forma natural de la serotonina.
7. Evitando los alimentos con azúcares refinados.
Estos alimentos carecen de los elementos nutricionales necesarios en la alimentación y se digieren muy rápido, por lo que al poco tiempo de consumirlos vuelve el apetito. La alimentación está muy relacionada con la producción de la serotonina, por lo que consumir alimentos saludables y que estimulen su producción resulta beneficioso para nuestro organismo.
En cambio, el consumo de alimentos como bollería industrial, alimentos procesados y artificiales, son negativos para nuestra salud general y para la producción serotoninérgica.
8. Cuidando tu salud emocional.
Cuidarse no es únicamente comer bien y hacer ejercicio, también consiste en destinar tiempo a realizar actividades que te resulten placenteras, a socializar con aquellas personas que desees y a dedicar tiempo a ti, a entenderte y escucharte.
Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.
Cuando el sentimiento nos avisa que estamos en un estado de malestar, o revolución, como ahora en esta situación de encierro, miedo entre otros, tenemos el kit de emergencia según la experta en neurociencias. La doctora Casafont señala que es mejor que tomar un Valium 10, una herramienta de su método Thabit, el mismo está orientado a la reestructuración cognitiva, la gestión emocional y de comportamiento.
Incluye la respiración y la posición corporal y salivación.
-La respiración es una herramienta base de cualquier técnica de relajación del ser humano, utilizaré una forma sencilla, cuando nuestro sentimiento se siente en alerta y nos avisa que estamos acelerados, respirar por la nariz, siempre al inspirar y exhalar el aire.
-La posición corporal, necesito poner los hombros separados de las orejas, la cabeza alineada con la columna dorsal, esa posición nuestro cerebro la detecta como saludable.
-La salivación es la más desconocida, normalmente cuando estamos tensos cerramos los dientes, anclamos la articulación temporomandibular, tensamos y la lengua se pega en nuestro paladar como si fuera una caja fuerte, la actividad consiste en relajar los labios, separa los dientes y la lengua hacerla caer detrás de los dientes de abajo, como si fuera algo liviano que cuelga y observar que pasa; es decir, prestar atención a cómo se vería nuestra salivación.
Este kit de emergencia se debe entrenar cuando nuestra brújula emocional nos avise que estamos intranquilos, sentimos malestar o no sabemos exactamente qué nos pasa, ahí es donde debemos utilizarla. Primero debemos ser conscientes del estado emocional en que nos encontramos, y luego poner a funcionar las herramientas, primero atender mi posición corporal, poner la lengua a la base de la boca y respirar por la nariz.

Mi nueva vida
La buena noticia es que cada uno de nosotros podemos diseñar esta nueva vida, no importa la edad que tengamos, nadie saldrá igual después de este virus. Siento que es un virus humanizador que nos enseñó lo esencial de la vida, a valorar mi propia vida, mi cuerpo, mi salud, a cuidar la tierra, la naturaleza, a valorar la familia, los vínculos íntimos y no tan íntimos, las conexiones, destacando el papel de la creatividad, aprovechando el tiempo, rescatando la cuarentena, la situación de encierro, ordenando nuestro interior, aprendiendo a conocernos, a respetarnos; aprendiendo a transformar esta nueva situación de encierro para recrear la nueva vida, sellando en el alma el concepto de que solos no vamos a poder salir, el objetivo es poder salir juntos, invirtiendo lo mejor de cada uno en ese capital social que arma la fuerza imparable capaz de reconstrucción de un mundo mejor, puro, genuino amante del bien.
“Si después de este encierro no aprendiste a jugarte por lo que en verdad quieres, es que
no entendiste nada”.

(*) Posgrado de Educación Emocional y Bienestar
Universidad de Barcelona.
Verogarciatorrent.com

 

Comentarios


Noticias Relacionadas
Más de esta categoría

Diario Época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *