Eventos Noticias Todo

Apostillas peregrinas

La Peregrinación Juvenil del NEA a Itatí 2017 tuvo sus condimentos propios que vale la pena recoger…

  • «¿Cuándo arrancamos?» decían los jóvenes venidos de San Miguel (Buenos Aires) el sábado por la tarde cuando algunos imponderables hicieron que se retrasaran en la llegada a la Rotonda de La Virgen, punto de inicio de la caminata. Finalmente a las 15,30 ya estaban en marcha, aunque eso sí, detrás de todos…

 

  • ¡El cartel! dijo uno de los responsables del grupo cuando se dio cuenta que los casi 130 peregrinos ya se encaminaban al punto de inicio y se lo habían olvidado junto a algunas banderas en la Capilla San Pablo, donde se alojaron….  Por suerte alguien corrió a buscarlo y resultó una vital referencia durante toda la marcha….

 

  • «Nos bancamos al sol con tal que no llueva» habían dicho los peregrinos a lo largo de toda la semana previa como un ruego desesperado… Es que desde hace 20 días el pronóstico predecía lluvias para el fin de semana y sólo el jueves anticipó «fresco y nublado». Después de tanta inestabilidad los caminantes decían «prefiero el sol caliente antes que la lluvia….pero si llueve igual caminamos».

 

  • Moda chaleco… fueron los protagonistas de este año. Varias comunidades optaron por identificarse con los chalecos reflectivos que permiten un mejor servicio y no perderse. Bastó que hace unos años a alguien se le ocurriese para que sea imitado. Sin embargo hoy tienen una contra, ya que al no tener tanta variedad de colores terminan confundiendo. Habrá que pensar en alguna otra marca.

 

  • Poco sonido. Este año no abundaron los grupos musicales que suelen animar durante la Peregrinación. El temor a la lluvia, los costos o la advertencia previa de que no se dejaría a ningún móvil desplazarse junto a los peregrinos sino en puestos fijos, pudieron ser algunos de los motivos. Los extrañamos, ojalá vuelvan el año que viene…

 

  • ¡Donde está la cena! gritaba Gustavo Vega coordinador de los móviles de apoyo de San Miguel (Buenos Aires) y no porque tuviera hambre… Es que los peregrinos habían parado para comer y no aparecían las viandas que cuidadosamente habían preparado para ese momento. El motivo: los móviles de Gendarmería Nacional que los trasladaban se habían adelantado y no se daban por enterados que tenían que detenerse antes. Una rápida comunicación telefónica resolvió el problema…

 

  • A propósito… una vez más se destacaron los móviles de apoyo y servidores de las comunidades. Pendientes de todos los peregrinos, atentos a no perder a nadie, atendiendo a los que estaban más lastimados y sosteniendo el buen humor fueron y vinieron toda la tarde y noche, y apenas los vieron ingresar a todos al camino del Atajo, se adelantaron a Itatí a esperarlos. Un trabajo silencioso pocas veces tenido en cuenta….

 

  • En la mañana del sábado los peregrinos recibieron dos muy buenas noticias: no había rastros de lluvia y se habilitó el camino de El Atajo que los días previos era un lodazal. Recordemos que el nombre no le viene porque sea un camino más corto sino porque es el lugar del «Milagro» donde  cuenta la leyenda que la Virgen detuvo («atajó») a un malón salvaje que iba a atacar a Itatí. La diferencia entre este camino y hacerlo por el acceso principal es de sólo 3 km pero vale la pena.

 

  • Radio Peregrina: FM Trujui transmitió en duplex con FM Carbel de Itatí desde las 21 y hasta minutos antes de la Misa central. La respuesta de la audiencia fue magnífica, con mensajes y llamadas de apoyo. En muchos de los lugares de venta de Itatí se escuchó a lo largo de toda la noche. La característica de esta transmisión es que está a cargo de los propios peregrinos.

 

  • Llegamos! era uno de los hastags más comunes que los peregrinos ponían en sus fotos en diversas redes sociales a medida que pisaban la Basílica. A pesar de que colapsó internet por varias horas (en algunos casos hasta el lunes inclusive) varios afortunados tuvieron señal y datos para comunicar su alegría. De aquellas primeras peregrinaciones en las que Itatí sólo contaba con una cabina telefónica, a la inmediatez de las redes sociales (a pesar de la debilidad de la señal) también hubo un camino recorrido…

 

  • ¡Todos a Misa! gritaba Sabina, servidora de los peregrinos bonaerenses, para despertar a los que habían llegado más temprano y les costaba moverse. No era sólo una cuestión de devoción, es que es la gran fiesta de cierre de las que todos quieren participar, y que (pasado el cansancio) los que se quedan dormidos suelen lamentar que nadie los haya empujado. Lentamente y con esfuerzo todos llegaron a tiempo y se ubicaron cerca…

 

  • Homenaje. De principio a fin la Misa recordó al Padre Tomás, uno de los primeros peregrinos que hasta el año pasado había participado en todas las ediciones y que hoy está enfermo. Muchos mensajes de afecto y cercanía fueron enviados desde distintos grupos con una sola consigna: «estás con nosotros».

 

  • Lo más flojo. Lamentablemente el coro de la Misa no estuvo a la altura de las circunstancias. Con buen nivel, pero con un estilo y repertorio ajenos a Itatí ejecutaron sin demasiada originalidad canciones poco conocidas que parecieron más pendientes del lucimiento propio que de la participación de todos. No hubo un sólo tema a la Virgen de Itatí, y mucho menos el propio de la Peregrinación. Ojalá los organizadores tomen nota para el año que viene.

 

  • El saludo y bendición de la Virgen fue una vez más extraordinario. Movilizó corazones e hizo olvidar los dolores. La Plaza Bolaños y la Avenida 25 de Mayo parecían sacudidas por una alegría y euforia que se prolongó por muchos minutos después de concluida la celebración…

 

  • Consagración. Cuando la desconcentración dejó espacios libres un nutrido grupo de jóvenes peregrinos formó un círculo frente a la Basílica. Eran las comunidades ignacianas de San Miguel (Buenos Aires) Posadas (Misiones) y Mendoza, quienes siguiendo los pasos de Ignacio de Loyola se consagraron a la Virgen. El aco breve concluyó con vítores, aplausos y saludos mutuos salpicados de lágrimas de emoción, y la promesa en seguir avazando para unirse y peregrinar juntos el año que viene…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *